Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La plaza del Ayuntamiento, blindada tras el desalojo

Decenas de policías custodian la mascletà de la Virgen de los Desamparados de las 14 horas

El Consistorio califica la "barbarie" e irresponsabilidad" la ocupación de este espacio

El aspecto de Valencia esta tarde, día 13 de mayo, dista mucho de ser el que ofrecía anoche. La toma de la plaza del Ayuntamiento al finalizar la manifestación por el aniversario del 15-M y la posterior acampada han desaparecido para dar a paso, de nuevo, al ambiente pirotécnico. Desde aproximadamente las ocho de la mañana, los trabajadores de la Pirotecnia Martí han levantado la mascletá dedicada a la Virgen de los Desamparados custodiados por decenas de policía. El Consistorio ha calificado la toma de este espacio por parte de los manifestantes de "irresponsable" y de "barbarie". El disparo, no obstante, se ha producido en con total normalidad y acompañado de un aplauso general por parte del millar de personas que asistía al espectáculo.

Hacia las cuatro y veinte de la mañana, un grupo de policía nacional ha instado a las 70 personas que permanecían en la plaza a desalojarla porque no tenían autorización. Unos 10 minutos después, los acampados han abandonado la plaza de manera pacífica, sin provocar ningún incidente. Por la mañana, algunos indignados han vuelto a marchar por calles del centro de la ciudad y han convocado una nueva protesta a las 14 horas, que al final no se ha producido.

"La alcaldesa es responsable de poner en peligro la seguridad colectiva", ha indicado Mònica Oltra

El concejal de Seguridad Ciudadana, Miquel Domínguez, ha enviado un comunicado considerando la ocupación de este espacio público como "un acto de barbarie"."Este acto ha supuesto un gran riesgo y una gran irresponsabilidad", ha señalado el edil, que ha remarcado que "en la autorización con la que contaban los organizadores [de la mascletà] no estaba recogido el que ocuparan la plaza".

El grupo de la oposición Compromís, por su parte, ha denunciado que la alcadesa de la ciudad, Rita Barberá, ha intentado boicotear la manifestación poniendo en peligro la integridad de las personas. La diputada Mònica Oltra ha señalado que "las vallas colocadas eran fácilmente desplazables" y que "un grupo de participantes de la protesta entró poniendo en peligro la seguridad colectiva". "Hacemos responsable a la alcaldesa de lo ocurrido", ha indicado, "ya que una mascletà de este tipo no puede estar tan desprotegida del público".