Opinión
Texto en el que el autor aboga por ideas y saca conclusiones basadas en su interpretación de hechos y datos

Nuevo éxito nuevo

El 15M es nosotros y el otro. El éxito ha sido ver a los otros.

La manifestación ha sido un éxito. Éxito a palo seco -han sido muchos kilos de carne reunida en muy poco espacio-, pero éxito también de la nueva lógica de lo colectivo que entraña el 15M. Analizar ese -nuevo- éxito de esa -nueva- lógica es explicar lo que ha pasado y, por el mismo precio, explicar también la naturaleza intrínseca del 15M.

El éxito vertebrado consiste en volver a existir. En volver a ocupar las calles. En volver a encontrarse físicamente. En el intercambio de miradas. Suena cursi. Pero el 15M es una relación sentimental. Esta semana, Amador Fernández-Savater, de hecho, ha escrito un artículo en el que compara el 15M con un enamoramiento, ese choque intelectual y ético en el que uno debe actualizar, y rapidito, su vida, de acuerdo a un nuevo otro. El 15M es nosotros y el otro. El éxito ha sido ver a los otros. Los otros son/somos diversas sensibilidades. A algunos nos gusta votar. A otros no. Unos se identifican con estéticas opuestas a otras, o con unos recortes frente a otros. La unidad de tantos otros es un máximo común divisor extraordinario, maduro, nada sentimental, nada cursi, punk, si me fuerzan, que se ha elaborado a lo largo de un año. Para ello, ha sido necesario superar la cultura hegemonía de los últimos 35 años, y fabricar, desde esa libertad intelectual, un diagnóstico de la realidad terrible: el bienestar y la democracia están amenazados, y en la próxima casilla -¿los próximos presupuestos/presupostos?-, los palabros bienestar y democracia igual no valen su peso en guano.

El éxito consistió en una fiesta. Amenizada desde las alturas por el helicóptero al uso, que ya empieza a ser entrañable, además de una metáfora de lo contrario al 15M, el Estado, esa cosa que conoce el 15M de pasada. Y que carece de puentes -jamás, en fin, se ha construido un puente entre la tierra y un helicóptero-. La fiesta finalizó al volver a Plaça Catalunya. En esta y en miles de plazas, el 15M, que ya ha hecho su diagnóstico, es previsible que haga sus propuestas. Presumiblemente, nada cursis.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS