Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un lujo de Moneo abandonado

El edificio del Banco de España de Jaén languidece tras ocho años cerrado

Edificio del Banco de España de Jaén, obra de Moneo.
Edificio del Banco de España de Jaén, obra de Moneo.

La sede del Banco de España en Jaén, un edificio modernista de los más emblemáticos del arquitecto Rafael Moneo, galardonado esta semana con el Premio Príncipe de Asturias de las Artes, languidece tras ocho años cerrado. Sus instalaciones están abandonadas desde el 31 de diciembre de 2004. Desde entonces se ha convertido en un ejemplo de la incompetencia de las administraciones para optimizar los inmuebles de titularidad pública.

El propio arquitecto navarro, autor también de obras tan relevantes como la ampliación del Museo del Prado o la de la Estación de Atocha, ha mostrado en varias ocasiones su decepción por el abandono del edificio del Banco de España jiennense, construido en 1988 con una inversión de 3,5 millones de euros.

Su fachada exterior, recubierta en gran parte de granito rosado, ha sido objeto de pintadas y, con frecuencia, la parcela que ocupa se convierte en un estercolero. El jardín interior se ha perdido y aunque la estructura del inmueble no peligra, sí que puede resentirse la madera que decora gran parte de las instalaciones de este edificio contemporáneo.

Al edificio no le han faltado propuestas de uso desde su cierre

Al edificio no le han faltado propuestas de uso desde su cierre. Se dijo que albergaría la Comisaría de Policía, el Colegio de Arquitectos, el Archivo Histórico Municipal, una Biblioteca y centro cultural y, la última de ellas, el Conservatorio Superior de Música. Pero todos los proyectos han ido chocando con la falta de entendimiento entre los gobiernos de distinto signo político.

El presidente de la Junta, José Antonio Griñán, anunció en octubre de 2010 que el Banco de España sería la sede del Conservatorio Superior de Música. El compromiso se materializó en un protocolo suscrito poco antes de las pasadas elecciones municipales por la entonces alcaldesa, Carmen Peñalver, y el exconsejero de Educación, Francisco Álvarez de la Chica. Educación anunció entonces una partida de 3,7 millones para adquirir el inmueble al Estado y otra inversión, que no se detalló, para convertirlo en sede de los estudios musicales.

La idea era que pudiera empezar a funcionar para el curso 2012-203, una fecha que ya no podrá cumplirse porque ni siquiera se ha concretado la adquisición del inmueble. Y si el acuerdo parecía cercano cuando las administraciones central y autonómica eran del mismo signo político, ahora que ya no lo son, muchos piensan que este culebrón no ha hecho más que empezar.