_
_
_
_

La bajada generalizada de tarifas sostiene la actividad hotelera

La tarifa media por habitación fue en marzo de 57 euros, un 4% menos que hace un año

Turistas en la catedral de Sevilla
Turistas en la catedral de SevillaJULIÁN ROJAS

El turismo es el único sector de actividad económica que mantiene un cierto pulso. En el primer trimestre del año, en el que se confirmó la entrada en recesión de la economía española, el movimiento hotelero repitió los registros del año pasado, al llegar a 6.705.422 pernoctaciones (apenas 3.537 más que entre enero y marzo de 2001 que en términos relativos significa un incremento del 0,05%), con una significativa mejora del comportamiento de la demanda de viajeros extranjeros. Pero ello ha sido a costa de ofertar unas tarifas muy bajas que, según advierte la patronal hotelera, comprometen la rentabilidad de las empresas.

Más información
Una Feria de Abril marcada por la crisis y la lluvia

 Según los datos del Instituto Nacional de Estadística, la tarifa media diaria de los hoteles andaluces en marzo fue de 57,2 euros, un 4% menos que en el mismo mes del año pasado. En enero, la variación fue mucho menor (0,7%) para una media de 58,6 euros.

En la principal comunidad turística, Baleares, la tarifa media en marzo fue más baja 53 euros, con un descenso también mayor que en Andalucía, del 4,4%. Sin embargo, las otras dos potencias turísticas, Canarias y Cataluña se permitieron incrementos de entre el 3,7% y el 4,9% en unas tarifas bastante más elevadas, 77,5 y 80,7 euros de media por habitación y día.

El primer trimestre suma 6,7 millones de estancias, igual que el año pasado

El ingreso por cada habitación disponible ofertada en los hoteles andaluces osciló entre una media de 19,6 euros en enero y 25,6 euros en marzo, lo que significa un descenso en torno al 7% respecto al año anterior. A datos como este último, que mide el ingreso real por cada habitación ofertada, se acogen los hoteleros para esgrimir que cada vez les compensa menos la apertura de los establecimientos en la temporada baja. Este año, en torno a la mitad de las plazas hoteleras ha permanecido cerrada en algún momento del invierno, con casos extremos como la Costa de Huelva, donde se ha visto afectada el 90% de la planta, según los sindicatos.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
SIGUE LEYENDO

“Tenemos un gran problema, los ingresos se nos caen”, lamenta el presidente de la patronal hotelera de la Costa del Sol, José Carlos Escribano. Pese a las continuas llamadas desde la administración pública e incluso desde las propias organizaciones empresariales para que los hoteles andaluces no abaraten sus tarifas y entren en una competencia de precios con destinos emergentes donde los costes de producción son más baratos, las empresas parecen haber optado por entrar en esta carrera. “Lo que ocurre es que en tiempos de crisis económica, el precio se convierte en el primer elemento de decisión a la hora de hacer un viaje”, se defiende Escribano.

El presidente de los hoteleros de la Costa del Sol se queja de que los costes de producción se encarecen a ritmo muy acelerado, y cita los relativos a plantillas, los suministros de energía, y especialmente los financieros, “con subida de tipos hasta el doble en los últimos dos años”, y además con los créditos restringidos.

Los datos del INE atestiguan sin embargo que si ha habido una disminución de costes salariales, ya que pese al mantenimiento de la clientela al nivel del año pasado, se ha producido una pérdida de empleo significativa del 5,9%. La media de trabajadores contratados en la hostelería en cada uno de los primeros tres meses del año fue de 23.346, cuando el año pasado fueron 1.467 más.

Pese a mantener la clientela, el empleo  en los hoteles disminuye

Con todo, Escribano insiste en que los precios “no pueden ser una herramienta de marketing”, y el principal factor de atracción del sector en Andalucía, donde por mucho que se bajen las tarifas no se podrán disminuir nunca al nivel de destinos emergentes. La competencia es dura, porque en la crisis internacional, el turismo es el único segmento económico que funciona, y todas las regiones quieren apostar por él, y las principales bazas de Andalucía deben ser “calidad de los servicios y oferta complementaria”.

Más turistas extranjeros

Los datos del movimiento hotelero del primer trimestre confirman la tendencia de recuperación de los mercados internacionales que ya se atisbó el año pasado, y es el principal elemento de confianza del sector ante la temporada alta. Entre enero y marzo se registraron en los hoteles andaluces 978.771 clientes extranjeros, 72.025 más que el año pasado, y produjeron 3.075.554 estancias, un 5,8% más.

Por el contrario, el mercado nacional mantiene la tendencia de contracción, con una caída de las pernoctaciones del 4,3% (3.629.867 en total). El sector teme que la crisis económica y las duras medidas de ajuste retraigan aun más los viajes de los españoles. El presidente de la patronal hotelera española, Joan Gaspar, animó días atrás a tomarse vacaciones y hacerlo dentro de España, como forma de contribuir a la reactivación económica. Uno de cada cinco viajes de los españoles tiene Andalucía por destino.

La patronal andaluza exige que la promoción turística no se vea afectada por los recortes de los presupuestos de la Junta y la consideran esencial para afrontar un año que si bien no ha empezado mal, está cargado de incertidumbres.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_