Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los médicos denuncian que la jornada de 37,5 horas les ha restado nómina

El Colegio de Médicos, sindicatos y facultativos a título particular envían cartas a Sanidad

El principal sindicato y la organización colegial apoyaron la aplicación de la nueva jornada

Los médicos madrileños han empezado a movilizarse para protestar por las consecuencias prácticas del aumento de la jornada laboral de 35 a 37,5 horas semanales. El problema, según denuncian, no consiste tanto en hacer más horas como en la pérdida de poder adquisitivo que ha acarreado. La Consejería de Sanidad está obligando a los facultativos a realizar suplencias que no retribuye, según denuncia el sindicato CSIT-UP. Los médicos no trabajan media hora más al día para llegar a las 37,5 horas semanales, sino que la acumulan para cubrir las ausencias de sus compañeros en los centros de salud, añade. Según el sindicato, Sanidad ni remunera ni compensa esta actividad extraordinaria en forma de jornadas de descanso.

Al menos medio millar de médicos han remitido una carta al consejero de Sanidad, Javier Fernández-Lasquetty, en la que se quejan por las pérdidas económicas que ha supuesto la aplicación de la jornada laboral de 37,5 horas. Denuncian que el aumento del horario se ha utilizado como excusa para poder reducir los salarios. Según CSIT-UP, la pérdida media de sueldo de los médicos es de unos 200 euros mensuales. De acuerdo con el sindicato, 469 facultativos del hospital Gregorio Marañón y varios más de El Escorial y de la Fuenfría han firmado una carta dirigida al consejero en la que piden el "cese inmediato de esta rebaja salarial". Consideran "paradójico" que Sanidad reduzca el sueldo de sus profesionales y "prefiera seguir pagando a instituciones privadas para que atiendan a pacientes en lista de espera en lugar de que sean atendidos en los hospitales públicos durante las horas de ampliación".

Otro grupo de médicos del hospital 12 de Octubre de la capital también ha enviado una carta a la Consejería de Sanidad en la que expresa su "malestar" por la "continua falta de respeto" a los facultativos. "La pérdida de poder adquisitivo del médico ha sido abusiva y desproporcionada al resto de los funcionarios y estatutarios del país", asegura. La burocratización del sistema, la pérdida de poder adquisitivo de los profesionales, la escasa labor investigadora de los médicos y otros problemas "afectan directamente a la calidad de la asistencia sanitaria y, por ende, a los propios pacientes, debido a la desmotivación que provocan en todos los profesionales sanitarios", asegura la misiva. Los firmantes, que también critican a los sindicatos, solicitan una reunión con la Consejería de Sanidad con el "propósito de iniciar un diálogo que evite que esta desmotivación conduzca a la definitiva insostenibilidad" del sistema sanitario.

Los problemas "afectan directamente a la calidad de la asistencia sanitaria", según los médicos

También el sindicato mayoritario entre los médicos, Amyts, envió la semana pasada una carta al consejero de Sanidad en la que alerta del "profundo malestar" que ha generado entre los facultativos la aplicación de las 37,5 horas semanales. Sin embargo, Amyts dio su conformidad a la resolución que desarrolla la Ley de acompañamiento a los presupuestos en la que se estableció la nueva jornada. "Amyts no compartía que el incremento de horario se tradujera en una disminución de las retribuciones del facultativo", asegura la carta del secretario general de la organización, Julián Ezquerra. El sindicato critica "la enorme complejidad e injusticia del modelo escogido para gestionar la nueva jornada: la detracción de masa salarial y la supeditación de la actividad asistencial a dicho fin".

Según los cálculos de Amyts, esta última pérdida de poder adquisitivo junto con las medidas de recorte de los últimos años ha supuesto una merma "de más del 25% de las retribuciones" de los médicos. "Es imprescindible que se reconsidere la aplicación de la jornada de 37,5 horas en su actual modelo, sustituyéndolo por otro basado en criterios asistenciales y organizativos, no retributivos como el actual, claramente punitivo, desestructurador y no justificable para los facultativos", señala la carta al consejero.

La última crítica ha llegado hoy mismo, desde el Colegio de Médicos de Madrid. "No resulta admisible que el establecimiento de esta nueva jornada pueda llevar consigo, sin el consentimiento del profesional, una merma o reducción de sus ingresos", asegura en un comunicado. El Colegio pide "un diálogo sosegado y constructivo" y asegura que hará todo lo posible para "propiciar una salida negociada del conflicto surgido". La organización avisa también de que, en caso de que no se produzca ese diálogo con la Consejería de Sanidad, "pondrá a disposición de los colegiados madrileños que así lo deseen todos los servicios colegiales en defensa de sus derechos e intereses". Como Amyts, también el Colegio dio su apoyo en público a la aplicación de la jornada de 37,5 horas semanales. 

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Más información