Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

PSOE e IU pretenden evitar la bicefalia en su futuro Gobierno

Ambos partidos quieren que no se creen dos Administraciones paralelas

Susana Díaz después de la rueda de prensa sobre el referéndum de IU. Ampliar foto
Susana Díaz después de la rueda de prensa sobre el referéndum de IU.

Nuevos términos empiezan a imponerse en el lenguaje político andaluz debido al acuerdo que PSOE e IU están cerrando para gobernar juntos la comunidad los próximos cuatro años. Expresiones como “transversalidad”, “codecisión” o “Gobierno global” salieron este miércoles de las bocas de Susana Díaz, secretaria de Organización del PSOE andaluz, y Diego Valderas, coordinador regional de IU. Comparecieron ante la prensa por separado, pero coincidieron, en líneas generales, en cómo quieren que sea el próximo Ejecutivo regional. “Un Gobierno único con un único programa”, dijo Díaz. “Una política, un programa y un Gobierno”, indicó Valderas.

Detrás de estos deseos de unidad lo que se esconde es el temor a que se creen dos Administraciones paralelas en la comunidad. “No debe haber un Gobierno de bicefalia”, concretó Valderas, que contempla ya como su partido va a asumir la gestión de algunas áreas de la Junta.

Ambas formaciones hicieron referencia a la única experiencia de coalición que ha existido en esta autonomía, donde siempre en democracia la presidencia de la Junta ha estado en manos del PSOE. No así las consejerías. Durante dos legislaturas, entre 1996 y 2004, los socialistas gobernaron junto a los nacionalistas del Partido Andalucista (PA). Y, en ese periodo, los andalucistas —hoy desaparecidos del mapa político regional— se hicieron fuertes en la Consejería de Turismo y en la de Relaciones con el Parlamento. El departamento de Turismo, que manejaba importantes partidas presupuestarias, llegó a funcionar de forma casi independiente del resto del Ejecutivo.

Esa situación de bicefalia es lo que se proponen evitar ahora estas dos formaciones, que a partir de este jueves empiezan a negociar la configuración del próximo Gobierno. La próxima semana está previsto que, una vez que las bases de IU le han dado el visto bueno al acuerdo con los socialistas, sea investido José Antonio Griñán, presidente en funciones de la Junta.

La fórmula que emplearán los dos partidos para evitar que la Junta funcione con “compartimentos estancos” —como señaló este miércoles Valderas— es lo que intentan cerrar ahora. De momento, lo que se baraja es que IU pueda asumir la vicepresidencia de la Junta, a la que se incorporaría una cartera de gestión. Además, es muy posible una reducción del número de consejerías, pasar de las 13 actuales a unas diez.

Lo que dirimirán ahora los negociadores del pacto es cuántas consejerías gestionan uno y otro partido. Valderas dio a entender este miércoles que su partido aspiraría a asumir alrededor del 30% de las responsabilidades del futuro Gobierno. Sin embargo, más tarde matizó que eso no quiere decir que su formación pretenda gestionar el 30% de las futuras consejerías. “Este no va a ser un Gobierno de pesos”, advirtió Susana Díaz al ser cuestionada sobre este asunto.

“El equipo se formará con personas sólidas, firmes, con lealtad y comprometidas con Andalucía. E IU tiene un plantel fuerte de gente como para lograr un buen grupo de gente”, sostuvo Valderas.

A lo que se agarran ambos partidos, de momento, es al acuerdo que han cerrado sobre su programa para los próximos cuatro años. El Comité Director del PSOE andaluz se reunirá el viernes para ratificar este acuerdo que aprobaron los dos partidos la semana pasada y para darle el vito bueno a la coalición con IU.

Valderas y Díaz también se refirieron este miércoles al exconsejero de Empleo encarcelado preventivamente por su implicación en el caso de los ERE. La secretaria de Organización mostró su rechazo a la medida adoptada por la juez instructora del caso, Mercedes Alaya. En su opinión, el decretar el encarcelamiento fue una medida “desmedida”, “innecesaria” y “desproporcionada”. Por su parte, Valderas afirmó que espera que “la gente que esté al frente de responsabilidades sea gente muy comprometida, gente muy limpia, gente que no tenga esos elementos del pasado”.