Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CASO EMARSA

“Barberá y Cotino, Crespo y Cuesta saben la verdad de toda la trama”

El socialista Ramón Marí abre las comparecencias en la comisión de investigación de Emarsa

Ramón Marí exhibió fotos de las suites que el gerente de Emarsa usó con supuestas traductoras.
Ramón Marí exhibió fotos de las suites que el gerente de Emarsa usó con supuestas traductoras.

“Yo soy el chivato, el que ha ido a la seño”, exclamó el alcalde de Albal, el socialista Ramón Marí, en la comisión de investigación del caso Emarsa en las Cortes Valencianas. Marí, que era vicepresidente primero de la empresa de depuración de aguas y fue quien empezó a denunciar las irregularidades que han llevado a un caso con 31 imputados, fue el primer compareciente ante la comisión. Así lo impuso el PP, que ha evitado citar a la práctica totalidad de los responsables de la depuradora de Pinedo, en una buena parte cargos de ese partido de diferente nivel. “Se han equivocado de persona, no tenía que haber sido el primero”, le espetó a la diputada popular Alicia de Miguel. Y añadió que deberían haber comparecido “la señora Barberá, el señor Cotino y los señores Crespo y Cuesta, que son los que saben la verdad de toda la trama”. Se refería a la responsabilidad del Ayuntamiento de Valencia, que cuenta con el 48% del voto en la Emshi, y al que fuera consejero de la Generalitat responsable de la Entidad Pública de Saneamiento de Aguas (Epsar), cuyos directivos José Juan Morenilla e Ignacio Bernácer han sido imputados también por el juez en relación con el fraude en los precios pagados por el tratamiento de lodos de la planta de depuración de Pinedo.

“Se han equivocado de persona, no tenía que haber sido el primero”, dice Marí

Marí iba provisto de gráficos para hacer evidente, en una vehemente intervención, la abrumadora mayoría de que disponía el PP en Emarsa y de que dispone en la entidad Metropolitana de Servicios Hidráulicos (Emshi), organismo matriz. Según el alcalde socialista, se trata de “un claro ejemplo de hasta dónde puede llegar la corrupción en la Comunidad Valenciana”. De Miguel intentó demostrar que Marí no denunció los hechos ni ejerció sus responsabilidades hasta 2010, poco antes de que la propia Emshi acordara llevar el caso al juez. “Usted no hizo en el consejo de administración lo que tenía que haber hecho”, llegó a recriminarle. Pero Marí no estuvo dispuesto a dejar de reivindicar su papel, en el que dijo haberse visto respaldado sólo por su partido y, ante las insinuaciones de la diputada del PP, esgrimió un bolso para recordar que Esteban Cuesta, gerente de Emarsa, le regaló a la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, uno de Vuitton de más de 900 euros. También mostró fotografías de las suites de hotel en las que Cuesta se alojó a cuenta de la empresa con jóvenes rumanas, supuestamente traductoras.

Fue una comparecencia plagada de frases y de incidencias. El presidente de la comisión, Alejandro Font de Mora, trató de impedir a Marí que calificara de “paripé” la comisión y le recriminó que se refiriera a Enrique Crespo, expresidente de Emarsa, que tuvo que dimitir de alcalde de Manises y vicepresidente de la Diputación, como “Alí Babá”; trató de quitar la palabra a la diputada de Compromís Mònica Oltra porque se negó a hacer preguntas y tuvo sus más y sus menos con la diputada socialista Carmen Martínez. Oltra afirmó que en la comisión se sientan “los encubridores” de los “mangantes” que saquearon Emarsa y se ratificó en que se trata de una farsa porque se ha evitado citar a los responsables del escándalo.

Fue un argumento en el que abundó la socialista Carmen Martínez, que insistió en que “el PP ha impedido que los responsables del saqueo vengan a dar explicaciones”. También Marga Sanz, de Esquerra Unida, arremetió contra el PP y formuló una batería de preguntas que dieron pie a Marí para abundar en que pertenecen a ese partido una buena parte de los imputados en el saqueo y apuntar directamente a la alcaldesa de Valencia. De Miguel respondió proclamando que su partido quiere que caiga “todo el peso de la ley” sobre “una serie de personajes que hicieron las cosas de una forma espantosa”.

De Miguel acusa al socialista de “no haber hecho lo que debían en el consejo"

Una vez quedó en evidencia que la oposición no va a dejar de reprochar al PP su responsabilidad en el escándalo de Emarsa, se produjo la comparecencia de Manuel Corredera, exalcalde de Mislata, exvicepresidente segundo de Emarsa y portavoz del PP en la Emshi. Corredera trató de salvar en todo momento el papel del expresidente de la sociedad, Enrique Crespo, y cargó la responsabilidad en el gerente.

Oltra le dijo que si estaba allí sentado era porque su partido ya lo da por amortizado, después de haber perdido la alcaldía, y Marga Sanz, de Esquerra Unida, le preguntó por la empresa Producciones Ageirón, que facturó más de 55.000 euros a Emarsa y, a la vez, produjo un boletín propagandístico de Corredera en Mislata. Este reconoció que fue él quien recomendó a la empresa a Crespo, pero se desvinculó de cualquier conocimiento de la relación comercial. “Ha reconocido que usted enchufó a empresas en Emarsa”, le puntualizó Martínez. En una pirueta que rizaba el rizo, Corredera utilizó como argumento para demostrar que no supo de lo que se cocía en la sociedad pública una frase con la que Ramon Marí había criticado la lista de comparecientes impuesta por el PP: “Nos han convocado a quienes nos lo ocultaban todo”.