100 inspectores y buena voluntad para controlar los nuevos billetes de Metro

Los tornos de la red, con 300 estaciones, no servirán para fiscalizar los viajes El cambio de 'software' para comprar los tiques por paradas cuesta 50.000 euros Los usuarios que recorran más de cinco paradas pagarán hasta 2 euros desde junio

Las tarifas vigentes aún en una estación de Madrid.
Las tarifas vigentes aún en una estación de Madrid.CARLOS ROSILLO

A partir de junio, como parte del fuerte incremento de las tarifas del transporte público, los usuarios del billete sencillo de Metro de Madrid tendrán que pagar distintas tarifas en función de las paradas que recorran dentro de la capital. Al billete sencillo de 1,50 hay que sumarle 10 céntimos más a partir de la sexta estación hasta un máximo de dos euros. Las máquinas expendedoras venderán estos nuevos tiques tras un cambio de software que cuesta 500.000 euros, según confirma un portavoz de Metro. Pero no se ha habilitado, ni se habilitará a corto plazo, un sistema que permita controlar que el viajero ha hecho bien la compra del billete.

En sistemas de transporte de otros países el control se efectúa a la entrada y la salida del viaje. Es lo que ocurre, por ejemplo, en el metro de Londres con un sistema de tornos. Madrid no va a disponer de ese modelo de momento, según el citado portavoz, que explica que los tornos de salida se cambiarán conforme se estropeen por unos que permitan la supervisión, sin aclarar cuánto costarán los nuevos ni en cuánto tiempo se puede producir esa modificación que afecta a las casi 300 estaciones de la red madrileña. Según fuentes sindicales, sustituir los viejos aparatos por otros que controlen la salida en toda la red supondría una inversión de 12 millones de euros.

Así que, de momento, el control del nuevo billete dependerá del compromiso cívico de los usuarios y del trabajo del centenar de inspectores que controlan a diario las 300 estaciones de la red. La plantilla no se va a ampliar, según explican desde Metro. Los inspectores pedirán los billetes, como hasta ahora, que indicarán en qué entrada ha accedido el viajero y deberán estimar si han salido por el lugar adecuado.

La empresa pública no ofrece estimaciones de cuántos viajeros se cuelan actualmente en la red. Según fuentes del sector, equivalen a entre el  2% y el 4% de los usuarios. Con 635,6 millones de viajes al año, según estipula el proyecto de presupuestos de Metro de este año, equivaldría a entre 12,7 y 25,4 millones de trayectos sin pagar.

Antes de que se anunciara la última subida de tarifas de Metro, que comienza a aplicarse en mayo y se extiende en junio  a los trayectos por paradas, se extendió a Madrid un movimiento proveniente de las protestas griegas: Yo no pago. Miembros de esta plataforma, que se movilizan a través de las redes sociales, han convocado a una protesta el próximo viernes en la estación de Sol.

Sobre la firma

Pilar Álvarez

La corresponsal de género del diario EL PAÍS está especializada en temas sociales (Igualdad, Violencia de Género, Educación) y ha desarrollado la mayor parte de su carrera en EL PAÍS. Antes trabajó en Efe, Cadena Ser, Onda Cero y el diario La Opinión. Es licenciada en Periodismo por la Universidad de Sevilla y Máster de periodismo de EL PAÍS.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS