Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tres veces rey en mar abierto

Jaime Caballero, primer español en lograr la triple corona de natación de larga distancia

Jaime Caballero posa ayer frente al Club Naútico de San Sebastián Ampliar foto
Jaime Caballero posa ayer frente al Club Naútico de San Sebastián

“Nado porque puedo y para los que no pueden”, explica con sencillez Jaime Caballero (Tolosa, 1975), "porque los que podemos tenemos que actuar, cada uno en su ámbito, en mi caso, la natación”. El donostiarra acaba de convertirse en el primer español que culmina con éxito —y mucho frío— la última de las travesías que conforman la Triple Corona de natación de larga distancia en mar abierto. Este título, que solo han alcanzado 33 nadadores en la historia, empezó a acariciarlo Caballero en 2007, cuando atravesó el Canal de la Mancha, y después, en 2010, llegó el maratón de 28,5 millas en torno a la isla de Manhattan. Por fin, el pasado 4 de abril, Jaime Caballero cruzó a nado los 40 kilómetros del Canal de Santa Catalina, en California. Todo por una buena causa, aunque no siempre fue así.

“Llevo nadando en el mar con el Club de Natación Easo desde crío”, cuenta Caballero, “pero nadaba por mi propia satisfacción”. En 2009, la muerte de su tío, José Mari Echeverría, por Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA), lo cambió todo: “Encontré una meta más allá de mis retos, ayudar a los demás, y con tres amigos montamos Siempre AdELAnte”, una asociación que recauda fondos para la investigación y la ayuda a los pacientes con esta enfermedad.

“Antes de conseguir la triple corona con el reto de Santa Catalina ya había merecido la pena”, asegura Caballero, “porque el dueño de la cadena americana de gimnasios Curve donó 100.000 euros a Augie´s Quest”, una asociación hermanada con Siempre AdELAnte. “Y en lo que va de 2012 ya hemos recaudado más de 30.000 euros”, cuenta este nadador con un orgullo que se esfuma al hablar de sus logros deportivos para dar paso a la humildad. “Mis amigos me dicen que llevo la txapela enroscada hasta las cejas y que va siendo hora de desenroscarla”.

No es para menos, porque la Triple Corona la ha conquistado a lo grande. Solo dos personas en la historia han vencido a las aguas a menos de 12 grados de Santa Catalina en abril. Fueron dos americanos, en 1927 y 1938, y tardaron respectivamente 14 y 24 horas; Jaime Caballero lo logró en nueve horas y media. Y por la noche.

Salvando la travesía del Lago Ness, que el donostiarra realizó el año pasado en aguas a siete grados, su última hazaña ha sido la más dura: “A las tres horas el mar se revolvió y hubo olas de dos metros hasta el final. Pensé en abandonar por el dolor y el frío”. Pero en los momentos más duros veía a su tío y a los amigos de Siempre AdELAnte: “Fran, Iván, María, Juan, todos ellos auténticos cracks”. Y sacaba fuerzas. Apoyándole en todo momento desde una piragua, intocable bajo pena de descalificación, estaba Andrés Azpilicueta, su guía y barman, su amigo: “Me conoce como nadie, sabe como estoy por la posición de mi codo, sabe cuando darme agua, té caliente o un plátano”.

Jaime Caballero ya lo ha conseguido todo en aguas abiertas, pero confiesa que sigue teniendo mucho respeto al mar. “Aún me hace sentir muy pequeño”. Su siguiente reto es implicarse todavía más con el ELA. “Y seguir nadando, mientras pueda”.