El almacén de gas de Vinaròs sigue adelante pese al ‘freno’ de Industria

Soria justificó la decisión alegando el alto incremento de la factura de gas para los usuarios,

El proyecto para convertir el antiguo yacimiento marino de petróleo Amposta (frente a la costa de Vinaròs) en el mayor almacén subterráneo de gas natural de España, conocido como proyecto Castor, dio ayer su primer paso para la puesta en marcha de la instalación. Esto se produce cuando se cumple justo una semana desde que el ministro de Industria, Juan Manuel Soria, anunciara que su departamento frenaría esta instalación. Soria justificó la decisión alegando el alto incremento de la factura de gas para los usuarios, ya que habría que repercutir los 1.300 millones que ha costado el proyecto, así como al bajo grado de utilización de las infraestructuras ya existentes.

Sin embargo, desde Escal UGS, la empresa encargada de desarrollar el Castor frente a la costa de Vinaròs, aseguraron ayer que todo sigue adelante y que su puesta en marcha sigue prevista para el mes de mayo. De hecho, en la tarde de ayer la planta de tierra recibió gas por primera vez. Según explicaron desde Escal, esto es un hito para la empresa porque supone el primer paso en el camino para comenzar a operar “como estaba previsto”.

“Cumpliendo plazos”

Dentro de una semana, el gas será conducido desde la planta de operaciones terrestre hasta llenar el gaseoducto de 22 kilómetros que conecta con la plataforma marina de Vinaròs. El último paso será llenar el almacén marino ubicado a 60 metros de profundidad y que será el mayor del territorio nacional. Según las estimaciones, el almacén tiene capacidad para atender la demanda de gas natural en España durante 50 días.

Desde Escal UGS aseguraron desconocer las declaraciones que el ministro de Industria hizo la semana pasada en Valencia. Ayer tuvo lugar una reunión entre representantes de la empresa y de Industria en la que se preveía que se pondría sobre la mesa la situación en la que queda el proyecto Castor. No obstante, desde Escal manifestaron que se trataba de una reunión técnica más en la que no se abordó este tema. “Nosotros estamos trabajando con normalidad y cumpliendo plazos”, afirmaron.

El anuncio Industria provocó además el estupor en el Ayuntamiento de Vinaròs. Su alcalde, Juan Bautista Juan, estima que las arcas municipales dejarían de ingresar los 900.000 euros previstos en concepto de impuestos si el proyecto llega a paralizarse.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS