Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La zona más valiosa de As Fragas do Eume sobrevive al fuego

Las brigadas logran controlar el incendio tras más de 50 horas ardiendo

La Xunta insiste en que fue intencionado, pero la Guardia Civil no halla pruebas

Imagen de como ha quedado la zona tras el incendio
Imagen de como ha quedado la zona tras el incendio EFE

El corazón verde de As Fragas do Eume ha resistido mejor de lo que se esperaba el asedio de un incendio feroz. La Xunta, los técnicos e incluso colectivos ecologistas coinciden en el diagnóstico: el parque está herido pero no ha muerto. La virulencia del fuego —que quedó controlado a última hora de la tarde de ayer— y la rapidez con la que descendió varios kilómetros desde el mirador de Teixido (A Capela) hasta el cañón del río Eume devorando árboles y matorrales completamente secos hacían temer lo peor.

El conselleiro de Medio Ambiente, Agustín Hernández, redujo ayer a 370 las hectáreas afectadas “en zonas valiosas del parque”. “Es evidente que hay afección, pero hay muchas zonas intactas. En la zona de reserva, la afección no ha sido muy sustancial”, anunció con cierto alivio.

Fuente: Xunta de Galicia, elaboración propia. ampliar foto
Fuente: Xunta de Galicia, elaboración propia.

El Gobierno gallego se esforzó ayer en trasladar la idea de que el daño al parque, una de las joyas verdes de la Galicia atlántica, no es tan terrible como se presumía el domingo, en plena resaca de fuego y humo. “Bajo ningún concepto han desaparecido As Fragas”, afirmó rotundo el responsable de Medio Ambiente. Admite que la superficie calcinada ronda el millar de hectáreas aunque otro departamento, el de Medio Rural, lo limita a 750 hectáreas: 500 de masa arbórea y 250 de monte raso.

“Prácticamente la única posibilidad es que fue intencionado”, aventura Juárez

El propio presidente, Alberto Núñez Feijóo, insistió en que la parte del parque afectada no supera el 10% de su superficie total. La mayoría de la tierra quemada entra dentro de los límites de un parque que se extiende a lo largo de 9.126 hectáreas repartidas entre cinco municipios a ambos lados del río Eume y que tiene muchos dueños a los que les corresponde un pedacito de monte, casi siempre, abandonado.

Para los ecologistas de Verdegaia y la Sociedade Galega de Historia Natural (SGHN) la primera impresión “no es tan mala” como esperaban. “El fuego pasó muy rápido y no fue uniforme. Los árboles más emblemáticos parece que aguantaron porque guardan más humedad”, explica Mónica Arto, representante de los colectivos ambientalistas en el parque del Eume.

Sobre las ocho de la tarde de ayer, la Xunta dio por controlado un fuego que desde las 15.00 horas del sábado consumía As Fragas. Medio Rural ya había desactivado a media tarde el máximo nivel de alerta (nivel 1) decretado el sábado por la proximidad del fuego a las casas, pero mantiene sobre el terreno a 37 brigadas para enfriar los “puntos calientes” de un incendio que todavía no se da por extinguido y que no se sabe a ciencia cierta cómo comenzó.

El fiscal pide prisión para dos acusados de otro incendio en Neda

Xunta y Gobierno central mantienen, por ahora sin pruebas, que el fuego fue intencionado. Se apoyan en la hipótesis —todavía sin demostrar— de que partió de tres focos simultáneos. “Prácticamente la única posibilidad es que fuera intencionado”, insistió Juárez desde Monfero. El conselleiro de Presidencia, Alfonso Rueda, se apuntó al argumento. “Todo apunta a que fue intencionado”, manifestó, para añadir que la policía trabaja “intensamente” en la búsqueda de los responsables.

No obstante, fuentes de la Guardia Civil, que desde el sábado siguen el rastro de las llamas, señalan que de momento solohan podido identificar un punto de inicio. Varios vecinos de Teixido, en A Capela, coinciden en localizar el origen en las inmediaciones de un mirador que tienen a pocos metros de casa. Su aldea fue una de las primeras que cercaron las llamas y que tuvieron que evacuar el sábado. “Corrió de arriba a abajo como una cortina de fuego”, explica Secundino. Cuenta que en menos de cuatro horas —de las tres a las siete de la tarde— las primeras llamas se transformaron en un fuego virulento que corrió ladera abajo empujado por el viento, con rachas de 60 kilómetros por hora, hasta tocar el río y saltar Monfero, arrasando zonas de As Fragas repobladas de pinos y eucaliptos.

Feijóo pide que los condenados paguen el dispositivo de extinción

Juárez, que ayer visitó a los 334 soldados de la V Brigada de la Unidad Militar de Emergencias (UME) desplazados para sofocar el incendio, se apresuró a anunciar la detención de dos presuntos incendiarios en Neda, un municipio próximo a Ferrol donde se declaró un pequeño fuego la tarde del domingo. Los dos hombres, de 55 y 61 años, fueron cazados in fraganti por una patrulla de la Guardia Civi,l que los sorprendió con tres mecheros y tres piñas plantando fuego al monte en San Antonio. Juárez, que los desvinculó “de momento” del incendio de As Fragas, lamentó que “hay gente que disfruta viendo arder el monte”. El fiscal ha pedido prisión para los dos detenidos en Neda.

Feijóo insisió desde Madrid en pedir un endurecimiento del Código Penal para castigar a los incendiarios y, tras reunirse con el ministro de Agricultura, Miguel Arias Cañete, anunció un plan conjunto de las dos administraciones para recuperar la zona más valiosa del parque natural arrasada por el fuego. Por la tarde, en A Coruña, el presidente reiteró que, además de penas de cárcel, su pretensión —trasladada al ministro de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón— es que todo condenado por quemar el monte también tenga “una responsabilidad económica y patrimonial” y sufrague tanto los gastos de extinción así como los daños en el patrimonio forestal, “sea público o privado”, informa Paola Obelleiro. “Queremos que todas las personas que quemen el bosque no vayan a tener dinero suficiente en toda su vida para pagar la responsabilidad a la que se pueden enfrentar”, dijo. Y tras resaltar que la mayoría del parque no ha sido tocado por el fuego, no resistió a sacar conclusiones políticas. “Los que estaban preocupados por el Gobierno gallego tendrán que esperar otra ocasión”, aseveró al tiempo que tachó de “irresponsable” a la oposición por comparar el incendio de este fin de semana a la catástrofe del Prestige.

El PSdeG dice que el presidente “ya tiene su propio Prestige”

El recuerdo de la marea negra había sido evocado horas antes por la diputada socialista en el Parlamento gallego, Sonia Verdes, quien sentenció: “Feijóo ya tiene su Prestige”. También Mercedes Tobío, desde el BNG, equiparó la quema del parque al naufragio del petrolero que tiñó de negro la costa gallega en 2002.

El reproche de fondo que socialistas y nacionalistas le hacen al gobierno popular de Feijóo es el recorte (16 millones menos desde el inicio de la legislatura) en los medios y políticas de prevención y la mala coordinación en la extinción del incendio de As Fragas. La responsable de Medio Rural, Rosa Quintana, lo niega y subraya que la coordinación ha sido “excelente”.

“Ha sido un incendio muy difícil”, aseguró César Gutiérrez, el máximo responsable de la Unidad Militar de Emergrencias. Achacó la dificultad a la orografía, con desniveles de 400 metros en zonas de barranco inaccesibles por donde corrió “un fuego muy rápido”. La meteorología le echó una mano inesperada a los brigadistas para controlar definitivamente el fuego, con una jornada de cielos encapotados, viento manso y varios grados menos después de muchísimos días consecutivos de inusual sol y calor.