Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
OPINIÓN

Respeto

Andalucía ha apostado por una mayoría de izquierdas frente a una derecha que la ha despreciado

Si algo han dejado claro las urnas el 25-M es la necesidad de que se respete a Andalucía. Los andaluces lo han puesto de manifiesto al apostar por una mayoría de izquierdas frente a una derecha que despreció sistemáticamente a esta tierra. Ni siquiera el perfil bajo que mantuvo —con notable esfuerzo, desde luego— Javier Arenas, evitó que sus correligionarios, una vez más, se pasaran de frenada.

El ninguneo al que sometieron a esta comunidad nada más llegar a la Moncloa les resultó contraproducente. No tuvieron en cuenta la inteligencia del pueblo andaluz y ese fue su principal fallo. Y lo peor es que no se ha visto propósito de enmienda. Las desconsideraciones e insultos por votar de una manera determinada abonan el terreno por el que parece dispuesto a transitar el Ejecutivo de Rajoy en adelante. Si no hay corrección, lo del cerco político a esta tierra durante la etapa de Aznar se puede quedar en un simple juego de niños. Si entonces salimos adelante, otro tanto se puede decir ahora, por mucha situación límite que nos pongan a propósito de la crisis.

Una de las primeras señales la dio la misma Cospedal, quien reunió a los suyos para explicarles con todo detalle los Presupuestos del Estado. Aquí, sin embargo, tendremos que esperar hasta mañana para tener pleno conocimiento de unas cuentas, cuyo ajuste descansará en buena parte en las espaldas de las autonomías. El consejero de Innovación, Antonio Ávila, ha alertado de que los números serán muy agresivos contras las políticas que desarrollan, precisamente, las autonomías, como son Salud, Educación o Dependencia. En San Telmo tendrán que hacer filigranas para minimizar los daños y para no dinamitar los principios sobre los que se pretende cimentar el pacto de izquierdas entre el PSOE e Izquierda Unida.

Al respecto, sorprende la lluvia de valoraciones y hasta consejos que reciben unos y otros. Al parecer, como ocurre con la alineación española, en este caso, todos nos vemos con derecho a avisar sobre los supuestos peligros de gobernar con los comunistas. Hasta la prensa extranjera se atreve a pronosticar que España no saldrá adelante por culpa del empecinamiento de los andaluces por frenar a la ola conservadora en Despeñaperros, como señala Valderas. Pero, al final, será, sin duda alguna, lo que el propio pueblo andaluz ha dicho en las urnas. Tanto Griñán como el propio Valderas, seguro que serán capaces de eludir los discursos catastrofistas de algunos además de las adulaciones de última hora de otros y darán la respuesta adecuada a una ciudadanía que ha vuelto a pedir con severidad que se le respete.