Cuatro candidatos que pueden quedar en dos

Jorge Alarte, Ximo Puig, Francesc Romeu y Manuel Mata

JORGE ALARTE. Un dirigente renovador en tiempos de derrota. Nacido en 1973, Jorge Alarte se afilió en 1994 al PSPV-PSOE, cuando estudiaba Derecho en la Universitat de València, donde tuvo cierta relevancia como dirigente estudiantil. Su carrera política, sin embargo, se forjó en su pueblo, en Alaquàs, del que ya era concejal en 1995 y cuya alcaldía ocupó de 1999 a 2009. Había pertenecido en algun periodo a la ejecutiva del PSPV-PSOE, pero fue el prestigio ganado como alcalde lo que le aupó a la secretaria general del partido en septiembre de 2008, en un congreso en el que venció a Ximo Puig. Alarte, que irrumpió con un discurso de renovación, ha visto limitadas sus expectativas por la dureza con la que ha castigado la opinión pública al PSOE como consecuencia de las medidas que se vio obligado a adoptar José Luis Rodríguez Zapatero desde la presidencia del Gobierno para hacer frente a la crisis económica. Las derrotas en las autonómicas y locales y en las generales de 2011 situaron al PSPV-PSOE en sus niveles más bajos de apoyo, en sintonía con lo que ocurrió al PSOE en toda España.

XIMO PUIG. Una larga trayectoria desde los tiempos de Lerma en la Generalitat. En los años ochenta del siglo pasado, Ximo Puig, nacido en 1959 y periodista de profesión, ya era un político con experiencia. Diputado autonómico por Castellón en 1983, entre 1986 y 1995 fue el hombre de confianza del presidente de la Generalitat, el socialista Joan Lerma, de quien era director general de Relaciones Institucionales e Informativas. Alcalde de Morella, una ciudad que ha convertido en una especie de bastión del PSPV-PSOE, Puig ha ido, poco a poco, adquiriendo protagonismo en el sector lermista, hasta el punto de presentarse como alguien que niega cualquier adscripción de ese tipo. Puig ha sido diputado en las Cortes Valencianas varias legislaturas y desempeñó la función de portavoz parlamentario entre los años 2000 y 2003, un periodo complejo y oscuro en la interminable crisis orgánica de los socialistas valencianos. Perdió ante Jorge Alarte el congreso de 2008 y el año pasado optó por la candidatura al congreso de los Diputados. Coordinó la campaña del PSPV-PSOE para esas elecciones generales.

FRANCESC ROMEU. Un candidato con experiencia pero sin cargo institucional. Licenciado en Derecho por la Universitat de València, Francesc Romeu, afiliado en 1994, fue concejal de Silla, su localidad natal, durante dos mandatos. Formó parte de la gestora del PSPV-PSOE que presidió Diego Macià entre 1999 y 2000 y posteriormente fue diputado en el Congreso. Miembro de la ejecutiva federal y director de la Fundación Jaime Vera entre 2005 y 2009, dentro del equipo de José Blanco como vicesecretrario general, tiene su puesto de trabajo en Renfe, donde fue director corporativo de Accesibilidad. Optó sin éxito a liderar el PSPV en 2008. No tiene cargo institucional.

MANUEL MATA. De las primarias de Valencia al congreso de país. Abogado en ejercicio, Manuel Mata (1959) es un socialista de larga trayectoria. Adscrito a la corriente Izquierda Socialista, fue asesor en el Parlamento Europeo entre 1986 y 1987, concejal del Ayuntamiento de Valencia de 1989 a 1995 y portavoz de la ejecutiva del PSPV-PSOE que lideraba Joan Ignasi Pla tras un periodo dedicado a la actividad profesional. Entró en 2009, a mitad de la legislatura, como diputado en las Cortes Valencianas, donde estuvo hasta 2011. El año 2010 se enfrentó en unas elecciones primarias a Joan Calabuig por la candidatura socialista al Ayuntamiento de Valencia. Mata las perdió, pero es un ferviente defensor de este sistema de elección tanto de los candidatos como del secretario general. Es el único candidato que no concurrió en el congreso de 2008 a la secretaría general del PSPV-PSOE. Alarte, Puig y Romeu ya lo hicieron, aunque Romeu no tuvo avales suficientes y pactó entonces con Puig.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS