Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Desarticulada en Lleida una red que traficaba con inmigrantes asiáticos

La banda cobraba hasta 10.000 euros por cada inmigrante que introducía en España

De los 35 detenidos, 14 eran responsables de la organización y 6 han ingresado en prisión

Agentes del Cuerpo Nacional de Policía y de la Guardia Civil han desmantelado en Lleida una importante red dedicada al tráfico ilegal de inmigrantes asiáticos y han detenido a 35 personas, la mayoría de nacionalidad paquistaní, entre los que figuran los principales cabecillas. Los inmigrantes entraban por el valle de Arán y San Sebastián, y en muchos casos el viaje desde el Reino Unido y Francia lo hacían en condiciones penosas, ocultos en contenedores y cajas de camión.

Catorce de los detenidos son los responsables de la trama y seis de ellos ya han ingresado en prisión: los hermanos Mazhar y Mudassar I., de 40 y 27 años; Imran M., de 41; Said M., de 39; Miamat A, de 38, y Amir J., de 30. Estos delincuentes ofertaban a ciudadanos de Pakistán, India y Nepal el viaje a España por cantidades de hasta 10.000 euros. Una vez en España, el grupo organizaba matrimonios ficticios, empadronamientos fraudulentos y contratos laborales falsos para legalizar su situación en el país.

Los investigadores han intervenido a la organización, que operaba desde Lleida y disponía de varios pisos patera, mucha documentación y archivos informáticos que una vez analizados podrían destapar una trama más amplia de tráfico de personas a nivel internacional. La policía cree que ha conseguido parar la entrada masiva de paquistaníes en territorio español. En un año y medio, la banda ha conseguido legalizar de forma irregular a alrededor de 200 personas.

La investigación se inició a raíz de la detección, el pasado mes de octubre, en la localidad de Les (Val d’Aran), en la frontera con Francia, de una furgoneta que transportaba en su interior a nueve personas. Los agentes comprobaron que dos de los pasajeros habían recogido en un punto del sur de Francia a los otros siete, todos ellos inmigrantes irregulares, para trasladarlos a Lleida o Barcelona.

Esta operación permitió obtener información suficiente sobre el modo de operar de esta organización criminal para introducir en España a personas. Primero las trasladaban al Reino Unido y desde allí viajaban a Francia ocultos en contenedores de mercancías, embarcados en cargueros y en cajas de camiones de transporte internacional.

Todos estas personas viajaron voluntariamente tras abonar importantes sumas de dinero a la organización, que no solo se dedicaba a traficar con personas de origen asiático, sino que también tenía una amplia actividad delictiva, consistente en organizar matrimonios de conveniencia con ciudadanos de la Unión Europea, falsificar de pasaportes y visados, y tramitar empadronamientos fraudulentos y falsos contratos de trabajo de estos inmigrantes en la hostelería, la agricultura y la construcción.

Los detenidos crearon empresas con actividad ficticia, mediante documentos falsos, para poder realizar los contratos de trabajo y solicitar permisos de residencia o prestaciones por desempleo de las personas que conseguían introducir en España de forma ilegal. Además, varios de los miembros de la red percibían prestaciones con cargo a la Seguridad Social sin haber trabajado nunca en España y otros recibían subsidios por desempleo a pesar de residir en otros países.

Además de la detención de los principales responsables de la organización, durante la operación conjunta de los dos cuerpos policiales se han registrado siete domicilios y una nave industrial en Lleida, Balaguer, Tornabous y Penelles. En algunas de las viviendas utilizadas como piso patera fueron localizados inmigrantes asiáticos que acababan de llegar del Reino Unido, y en San Sebastián, otra vía de entrada, 10 inmigrantes irregulares que acababan de cruzar la frontera de Irún.