Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Vallehermoso, a la espera de licencia

La construcción del polideportivo de la capital se ha retrasado por los permisos municipales

Botella negocia el número de árboles que se talarán

Solar donde se levantaba el estadio de Vallehermoso. Ampliar foto
Solar donde se levantaba el estadio de Vallehermoso.

Pronto se cumplirán 25 años de una de las competiciones más recordadas en el casi medio siglo del estadio de Vallehermoso. Edwin Moses, espectacular vallista y excepcional estudiante (se licenció en Física e Ingeniería), llegó al barrio de Chamberí en racha. Llevaba casi 10 años y 122 competiciones imbatido. Había sido dos veces campeón olímpico y había rebajado en cuatro ocasiones el récord en 400 vallas. Pero aquel día en Vallehermoso se le acabó la racha. Si legendarias habían sido sus victorias encadenadas, también lo fue su derrota. Al menos en Madrid, donde muchos mencionan aquella carrera cuando recuerdan los hitos del estadio, derruido a toda prisa en 2007 con la promesa de reconstruirlo, más grande, más moderno, justo después. Pero llegó la crisis, y el hueco donde estuvo el estadio se llenó de maleza.

Vallehermoso debería estar en obras. Esa era la previsión del Ayuntamiento cuando, hace casi un año, sacó un concurso para construir allí un polideportivo. Era un proyecto modesto, nada que ver con el anterior, que quedó desierto porque ninguna empresa se vio capaz de poner más de 100 millones de euros para levantar de nuevo el estadio. El Vallehermoso de bajo coste (17 millones; sin estadio) tendría que haberse empezado en enero, pero el calendario, fijado por el Consistorio, no se ha cumplido por el retraso del propio Ayuntamiento en la tramitación de las licencias. “Empezaremos en el segundo trimestre, no sé si en abril o en mayo”, asegura Rafael Cecilio, director corporativo de Ingesport, la empresa concesionaria. “No lo sabemos seguro porque no depende de nosotros”.

Además del visto bueno de Urbanismo, Deportes y Bomberos, entre otros, la tramitación se ha retrasado en Medio Ambiente. La concejalía está negociando con la empresa para reducir al máximo la tala o el traslado de árboles afectados por las obras, explica una portavoz. No es la primera vez que sucede. Cuando se derribó el estadio, a Medio Ambiente llegó una solicitud para talar 247 árboles en la zona y el trasplante de otros 32. Finalmente se autorizó talar 84.

Empezaremos en abril o mayo”, afirma la empresa concesionaria

Una vez empezadas las obras, en año y medio debería haber un nuevo centro deportivo en Chamberí, un distrito con poca dotación deportiva a cuyo último pleno el concejal socialista Diego Cruz llevó una pregunta-protesta por el retraso. El proyecto consiste en un edificio que queda parcialmente encajado en una elevación del terreno, con una planta que sobresale. La fachada imita un bosque gracias a una piel formada por tubos de acero verde.

El centro será público —con los mismos precios que en el resto de la red—, pero de gestión privada. Es una concesión a 40 años con canon cero (la empresa no paga nada, pero el Ayuntamiento tampoco, pese a que se planteó hacerlo para que a alguien le interesara construir). Tendrá pabellón deportivo cubierto con capacidad para 1.000 espectadores, dos piscinas cubiertas y otra exterior, área de hidroterapia (spa), tres salas para clases, pistas de pádel, sala de musculación… Cecilio explica que su mejor tarifa será la de 43 euros al mes por todos los servicios y a cualquier hora. “Con aparcamiento gratis y servicio de guardería gratis”, precisa, pensando ya en los futuros usuarios.

Más información