El balcón está que arde

Las protestas ciudadanas ahuyentan a los políticos del PP del mirador municipal

La alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, luciendo capa de tuno junto a las principales falleras y 'bellees del foc'.
La alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, luciendo capa de tuno junto a las principales falleras y 'bellees del foc'.JORDI VICENT

El balcón del Ayuntamiento de Valencia es un lujo para los políticos. Ha sido desde siempre una atalaya plácida desde la que lucirse. Por este mirador, en el que no cabe ni un alfiler los días grandes, han desfilado presidentes de Gobierno, expresidentes y presidentes in pectore, el último Mariano Rajoy el año pasado. Faltaban dos meses para las elecciones autonómicas y locales y el dirigente popular estuvo en el balcón con Barberá y el entonces presidente Francisco Camps para darle respaldo por el desgaste sufrido por el caso Gürtel. Las protestas que estallaron en mayo, lideradas por Democracia Real Ya y el Movimiento 15-M y todas las que han traído los recortes presupuestarios, han espantado este año a los políticos de ámbito nacional del balcón.

¿Por qué? Un concejal de la oposición no lo duda: “Hay miedo a las protestas”. La alcaldesa, que otros años reinaba con soltura en este pequeño pero poderoso espacio desde el que se ven las mascletades falleras, se muestra ahora más esquiva. Entra poco antes de que la fallera mayor ordene el inicio de los fuegos y se va rápido cuando acaba. Solo así se explica que Rajoy, hoy presidente del Gobierno, haya fallado este año a la cita después de cinco años de visitas al balcón de un Ayuntamiento que es su casa.

Rita Barberá, alcaldesa de Valencia, ya se fajó ante las críticas cuando al comienzo de las Fallas anunció la mitad de invitados oficiales de otros años, en parte por el recorte presupuestario, en parte porque la conmemoración del 200 aniversario de la Constitución de 1812, en Cádiz, le ha arrebatado a Barberá políticos de primera fila de su partido y del gobierno. “Ha sido muy complicado”, dijo la alcaldesa, aludiendo también a las elecciones en Andalucía y Asturias.

Para evitar que parezca un vacío a la regidora, los populares valencianos han intentado arroparla. De hecho, el presidente de la Generalitat, Alberto Fabra, con el que ha tenido más de un roce serio, ha ido ya dos veces al emblemático balcón, y ha anunciado una tercera para este domingo. El propio Fabra recibió —él y el resto del balcón— una sonora pitada uno de los días que acudió al balcón del grupo de ciudadanos que protesta cada mascletà contra los recortes y la corrupción. Preguntada por la protesta dijo: “Yo solo he oído la mascletà”.

En representación del Gobierno español, del PP, solo está anunciado, cuando solo faltan tres días para el final de fiesta, el ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García Margallo, miembro del Ejecutivo de Rajoy que ejerce de valenciano. Pero ni estará Federico Trillo ni ninguno de los políticos habituales del PP.

Este viernes fue uno de los días con más políticos por metro cuadrado del balcón municipal, pero en este caso eran socialistas. La número dos del PSOE, Elena Valenciano, la exministra Leire Pajín, el secretario general del País Valenciano, Jorge Alarte, la exconcejal y senadora Carmen Alborch y el grupo socialista. A principios de marzo fueron los populares valencianos, con el presidente a la cabeza. Fuera de los políticos, por el balcón han pasado estas fiestas Los Morancos, exjugadores de fútbol Amedeo Carboni, pilotos como Héctor Faubel o la famosa Carmen Lomana.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50