Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las empresas alertan a Fabra del daño por la mala imagen valenciana

El presidente trata de calmar ánimos en la Cámara de Comercio de Alicante

El presidente del Consell, Alberto Fabra, con Antonio Campinos, presidente de la OAMI.
El presidente del Consell, Alberto Fabra, con Antonio Campinos, presidente de la OAMI.

Los empresarios alicantinos, muy volcados tradicionalmente en el mercado exterior, están preocupados por la mala imagen de la Comunidad Valenciana “por todo el mundo”. O más concretamente: por el daño que esa mala imagen supone para sus negocios. Por eso este martes un vocal de la Cámara de Comercio de Alicante preguntó durante el encuentro que mantuvieron con el presidente del Consell, Alberto Fabra, si el Consell iba a tomar cartas en el asunto para cambiar esta imagen. El presidente del Consell admitió que se habían hecho las cosas mal y aseguró al pleno cameral que no permitirá ningún caso de corrupción, según coincidieron tras la reunión distintos empresarios presentes.

Fabra visitó por primera vez la Cámara de Comercio de Alicante, tras pasar primero por la Oficina de Armonización del Mercado Interior (OAMI) y reunirse con su presidente, Antonio Campinos. Los empresarios salieron satisfechos con la “sinceridad” con la que, coincidieron, les habló Fabra. Y no era fácil, porque sobre la mesa está el plan de pagos puesto en marcha por el Gobierno para facilitar que las Administraciones local y autonómica puedan pagar a sus proveedores.

La Cámara había preparado la reunión con el presidente del Consell para evitar que todas las preguntas refirieran a la deuda con los proveedores. Pese a ello, la primera cuestión que se le planteó fue sobre este tema. Y también en la conferencia de prensa se lanzaron críticas al plan de pago a proveedores: el presidente de la Cámara de Alicante, Enrique Garrigós, defendió que el plan “llega tarde pero al menos evitará el cierre de más empresas y el despido de más trabajadores”.

Los empresarios le reprochan que el plan de pagos "llega tarde"

Garrigós también reiteró el mensaje lanzado el lunes por la patronal de la provincia de Valencia (CEV) y le recordó a Fabra que es necesario recortar, pero también “recuperar la inversión”. El jefe del Consell respondió con claridad: “Difícilmente podremos ofrecer nuevos proyectos si no pagamos primero los anteriores”.

La Generalitat pagará a los proveedores con un criterio de antigüedad, según defendió Fabra. Pero los empresarios también dan por hecho que los primeros en cobrar serán las pymes cuya continuidad está amenazada por los impagos de la Administración autonómica. En el encuentro, Fabra admitió también que “la Administración no es un buen empresario y que tiene que perder peso”, según otro empresario presente en el mismo.

Los empresarios también lamentaron que la pérdida de la CAM, de Bancaja y del Banco de Valencia aleje los centros de decisión financiera de la Comunidad Valenciana y su impacto sobre las pymes. Y reclamaron una solución para la SGR (Sociedad de Garantía Recíproca). Fabra aseguró que el Consell estudia el tema.

El jefe del Ejecutivo también reiteró que la Generalitat valenciana ha “cambiado las reglas de juego” en lo que se refiere a su apoyo financiero a patronales y sindicatos. “Aquí ya no hay subvenciones, hay incentivos”, explicó tras la reunión.

La OAMI sortea la crisis con un récord de solicitudes

EL PAÍS / EP

La Oficina de Armonización del Mercado Interior (OAMI) logró el año pasado récords históricos a pesar de la difícil situación de la economía mundial, según la euroagencia. En su intervención ante los medios de comunicación tras entrevistarse con el responsable de la agencia, el presidente de la Generalitat, Alberto Fabra, enfatizó que en 2011 la OAMI recibió casi 106.000 solicitudes de marca comunitaria y casi 87.000 solicitudes de dibujos y modelos, y generó unos ingresos cercanos a los 180 millones de euros, parte de los cuales revierten en la Comunidad Valenciana. Alrededor del 70% de as demandas proceden de la Unión Europea (UE), pero la Oficina cuenta con unos 350.000 clientes de 190 países.

Durante su visita, Fabra valoró el impacto económico de la euroagencia en Alicante, y su “importante” papel en la mejora de la imagen que la Comunidad proyecta al exterior. Fabra estuvo acompañado por el vicepresidente del Consell, José Ciscar, y por la alcaldesa de Alicante, Sonia Castedo. “Contáis con todo nuestro apoyo y colaboración para poder seguir desarrollando vuestra labor y generando confianza en las administraciones”, aseguró el jefe del Consell en su intervención.

El presidente también explicó que la OAMI es la mayor oficina de la Unión Europea en cuanto a número de personal (700 puestos de trabajo directos y más de mil indirectos) y de presupuesto. “La elección de Alicante por la OAMI es la recompensa a la gran apuesta que ha hecho la Comunidad por la innovación y la proyección internacional”, destacó en su intervención Fabra.