Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los servicios a la dependencia arrastran ocho meses de impagos

La asociación Aerte reclaman a la Generalitat el mismo trato que reciben las farmacias

"La Generalitat evita cierres y manifestaciones pero se olvida de los más débiles"

La Asociación Empresarial de Residencias y Servicios a Personas Dependientes de la Comunidad Valenciana (Aerte) ha criticado el lunes la "insensibilidad" mostrada por parte de los responsables de la Generalitat valenciana ya que ha lamentado que se abonen las deudas a farmacias o educación las deudas de "un par de meses" mientras se mantiene la de este sector, que "asciende en ocasiones a más de ocho meses".

Según ha apuntado Aerte en un comunicado, la Generalitat mantiene a fecha de hoy "todavía una importante deuda desde al año pasado con los centros y residentes, mientras que se ha pagado a sectores a los que apenas se les adeudaba un par de meses, cuando la deuda con el sector asciende en ocasiones a mas de ocho meses".

En este sentido, Aerte considera "de muy difícil justificación" que el Gobierno valenciano abone sus deudas con las farmacias y con educación "para evitar cierres y manifestaciones, pero se olvide de las personas en situación de dependencia, que son los más débiles y los que necesitan más apoyo de la sociedad".

La patronal sostiene que que la financiación de la atención sociosanitaria es "prioritaria frente a otros sectores menos sensibles, ya que afecta a las expectativas de vida y el bienestar de las personas en situación de dependencia, a quienes necesitan atención profesional para levantarse, vestirse, asearse o comer, entre otras cuestiones, y que ésta no puede equipararse a los problemas en otros sectores".

Aerte entiende que el Consell "debe articular los mecanismos necesarios para atender sus compromisos de pago a los distintos proveedores sin excepción alguna y en los plazos convenidos". Sin embargo, manifiesta que, a la hora de establecer prioridades, "debe hacerse con absoluto rigor pensando en las necesidades más urgentes y perentorias. Y entre éstas, no cabe la menor duda que se encuentra la atención a un dependiente o discapacitado".

Del mismo modo, la patronal ha recalcado que la deuda que la administración mantiene con los consistorios municipales valencianos, que cifra en 35 millones de euros, "impide que éstos puedan pagar a los Servicios de Ayuda a Domicilio (SAD), lo que incrementa exponencialmente el número de ciudadanos y profesionales sociosanitarios que se ven afectados".

Asimismo, los responsables del sector han apuntado que los empresarios reunidos en la última Asamblea General Extraordinaria de Aerte decidieron poner en conocimiento de la sociedad civil la "grave situación" que afecta al sector "solicitando una entrevista con los responsables de la Consejería de Economia y Hacienda que sigue pendiente".