Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los gallegos se desconectan de la televisión

La comunidad autónoma registra el menor consumo televisivo de España

Cada gallego ve la televisión una media de 231 minutos diarios, cerca de cuatro horas al día. Para muchos puede que sean demasiados pero a pesar de este dato, Galicia sigue siendo el lugar donde menos televisión se consume, frente a los 284 minutos de Andalucía, que lidera la media estatal. Según los datos del informe que la empresa Kantar Media hace público para el sector audiovisual, el mes de febrero batió el récord histórico absoluto de consumo televisivo en España. Cada espectador estuvo sentado delante del televisor una media diaria de 267 minutos, unas cuatro horas y 27 minutos al día.

Como en todos los sectores que hay medidores de datos, los analistas hacen sus cábalas y sus reflexiones sobre estos números, sobre cuales son los hábitos de ver la televisión y cual es el motivo de que se consuma menos en Galicia. “Aquí tenemos más tiempo de luz solar con respecto a la hora oficial española y eso influye. El prime time (la franja de noche de mayor consumo) de aquí no es el mismo que el del resto de España. La gente se retira más tarde a casa y la franja de mayor consumo es más corta que en Cataluña o Valencia por ejemplo”, explica Carlos Carballo, que ha impartido la asignatura de audiencias en la Facultad de Comunicación de la Universidad de Santiago y analiza los datos a diario como director de Voz Audiovisual.

En los análisis de audiencia se miden desde los grupos de edad de la gente que ve un tipo de programa, hasta su ámbito social o que tipo de televisión se consume según el tamaño de la población. Las dos cadenas más vistas en Galicia son La 1 y TVG, y las dos acogen un perfil de público semejante, una bolsa de público que parece también diferenciada en Galicia. “Entre el público de mayores de 55 años hay más de un millón de personas aquí, lo cual es mucha gente sobre un universo de 2,6 millones. Todo ese perfil es mayoritariamente fiel a La 1 y TVG, por eso aguantan más la fragmentación de audiencia que se está produciendo”, explica Moncho Varela, profesor de la facultad de Comunicación de la Universidad de Vigo, y productor ejecutivo de la empresa Pórtico Comunicaciones. Varela apunta otro dato interesante sobre los factores específicos del territorio gallego a la hora de medir las audiencias: “Alrededor de un 65% de las personas que consumen televisión están en poblaciones de menos de 50.000 habitantes, justo los núcleos de fortaleza de estos dos canales”.

En febrero se batió el record

histórico de consumo televisivo

TVE fue la cadena líder en Galicia en el 2011, marcando una media de 14,5% de cota de audiencia, seguida de TVG, con un 12,3%. Según los datos de Kantar Media que periódicamente analiza la empresa Barlovento, las retransmisiones deportivas son el punto fuerte de La 1, que en lo relativo a Galicia apenas dedica unos minutos diarios de producción propia.

“Que tengamos más tiempo de luz solar también influye en el consumo”, dice Carlos Carballo

Por su parte, la TVG basa la solidez de sus audiencias en unos buenos datos de los informativos y un digno prime time donde mezcla ficción y entretenimiento. Peores son sus cifras en la franja vespertina semanal, donde a diario marca unos pésimos datos que hacen que su media caiga considerablemente.

“Ha aumentado la cantidad de gente que ve televisión, pero han disminuido notablemente los menores de 25 años que ven los canales generalistas, que ahora acceden a productos audiovisuales a través de internet o canales temáticos”, afirma Carlos Carballo, que lleva cerca de 20 años analizando audiencias a diario. La eclosión de la TDT y los canales temáticos ha producido una gran fragmentación del share, y ha provocado una nueva forma de ver las audiencias.

“El 36% de los consumidores ven canales no generalistas, canales específicos de TDT. De esta forma, sólo quedaría un 64% para repartir todo el porcentaje entre todos los demás”, añade Carballo.

En esta lista casi inabarcable de canales intentando arañar décimas en la parrilla están también el segundo canal de TVG, donde fueron relegados todos los programas culturales, o la cadena privada autonómica V Televisión. Sus datos no alcanzan una media del 1% de audiencia, en un contexto donde arañar una décima es ya un gran logro. “Que aumente el consumo no es proporcional a que aumenten las audiencias de los canales. Son cosas diferentes, y en este contexto tendrá que haber movimientos porque la tarta publicitaria ya no da para todos”, augura el productor Moncho Varela.

Parece que el mayor consumo tampoco servirá para evitar el futuro incierto de un sector que se mueve entre las fusiones, las desapariciones, el descenso de la publicidad y la guillotina de los recortes laborales acechando sobre las televisiones públicas.