Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Jerez prepara otro ajuste sin haber aplicado el de 2011

El déficit fijado por el Gobierno y el crédito del ICO obliga a nuevos ajustes

María José García Pelayo.
María José García Pelayo.

El Ayuntamiento de Jerez elabora un nuevo plan de ajuste económico sin ni siquiera haber empezado a aplicar buena parte del que aprobó a finales de 2011. El nuevo objetivo de déficit, fijado por el Gobierno en el 0,3% del PIB, y el pago de la línea de crédito ICO para saldar deudas con proveedores van a suponer nuevos recortes. El tijeretazo será inmediato, ya que el segundo plan de ajuste se presentará el 30 de marzo, cinco días después de las elecciones.

El delegado municipal de Economía, el independiente Enrique Espinosa, ha admitido este viernes que habrá que tocar "ingresos y gastos en función del importe y el plazo que conceda el ICO. Si es 300 millones a diez años, sale a 30 millones. Pues habrá que hacer un plan que genere lo suficiente para pagar esa amortización anual. Hay que hacer un plan de ajuste lo suficientemente fuerte en función de la cantidad que nos den".

El gobierno espera normalizar buena parte de los servicios públicos que se prestan en la ciudad y que ahora están interrumpidos con frecuencia por la deuda municipal.

Con los fondos de la línea ICO, la alcaldesa María José García Pelayo (PP) aspira a pagar desde el 1 de mayo facturas pendientes de 10 millones de euros en limpieza de colegios públicos; de 71 millones de euros en limpieza viaria y recogida de basura; y de dos millones en transporte público en la zona rural.

Los pagos serán decisivos para garantizar la prestación de varios servicios, pero no todos. Quedan excluidas del cobro las concesionarias de ayuda a domicilio y autobús urbano, en huelga desde hace seis semanas por el impago de nóminas.

El gobierno municipal trata en estas semanas de buscar, de momento sin éxito, nuevas vías de financiación. Prácticamente descartado un préstamo de diez millones de euros de inicio de mandato, y la espera aún del resultado de las conversaciones con el Ministerio de Hacienda para desbloquear al menos una parte de la Participación en los Impuestos del Estado (PIE) ahora retenida por la deuda de Jerez con Hacienda y Seguridad Social; Jerez negocia con tres bancos un anticipo de 20 millones de euros por la gestión del ingreso de los impuestos anuales en la ciudad (75 millones de euros).

Sin demasiada confianza en la respuesta de las entidades financieras, el gobierno municipal ha presentado un plan de pagos fraccionados a la plantilla municipal, a la que se le adeudan más de dos nóminas. A diciembre de 2012 se habrán abonado 63 millones de euros en salarios (sin contar con Hacienda y Seguridad Social) a los 2.500 trabajadores municipales, casi el 100% de los ingresos de los impuestos anuales. El resto de gastos de la administración, luz, teléfono, inversiones o servicios públicos se confía fundamentalmente a la línea ICO y a la PICA.