Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El juez aprueba el ERE de Spanair, que afecta a 2.597 trabajadores de la aerolínea

Los empleados de la aerolínea cobrarán un máximo de 27.000 euros de indemnización

Pilotos, tripulantes de cabina y administrativos siguen sin cobrar la nómina de enero y febrero

Si no encuentran antes trabajo, las cifras de paro del mes de abril sumarán 2.597 desempleados más. Son los trabajadores de Spanair. El titular del Juzgado de lo Mercantil número 10 de Barcelona, que lleva el concurso de acreedores de la aerolínea, ha firmado esta semana el expediente de regulación de empleo que extingue toda la plantilla.

Con la compañía en quiebra y sin fondos para cobrar las indemnizaciones, los trabajadores deberán recurrir al Fondo de Garantía Social (Fogasa). Ello supone que nadie cobrará más de 27.000 euros, tuviera el sueldo que tuviera e independientemente de su antigüedad en la empresa. De "muy decepcionante, porque es un acuerdo de mínimos", ha calificado el presidente del comité de empresa, Ricardo Oso (USOC), la resolución del expediente. "Irse de esta manera es muy triste", ha añadido. La ya antigua plantilla de la aerolínea no cobrará antes de nueve meses o un año.

Oso también ha explicado que los empleados siguen sin cobrar lo que les falta del mes de enero y febrero. En enero cobraron mil euros y la empresa se comprometió a abonar la diferencia hasta 1.500 euros durante la semana que acaba hoy. No hay previsión sobre cuándo podrían cobrar la nómina de febrero. Sobre las posibilidades de recolocación de la plantilla, para lo que la Generalitat ya ha creado una comisión de seguimiento, Oso se ha mostrado poco esperanzado en que haya resultados inmediatos: "Se notará a partir del año que viene". Con todo, 25 expilotos de Spanair ya están trabajando en Vueling, informa hoy La Vanguardia.

En números redondos, el ERE de Spanair afecta a 1.200 personas en Barcelona, 900 en Madrid y 300 en Palma de Mallorca, ha explicado el presidente del comité. El resto, hasta 2.597, son empleados que estaban repartidos entre distintos aeropuertos de España: de Canarias a Galicia pasando por Asturias.

La tramitación del ERE de Spanair ha sido muy rápida. La aerolínea dejó de operar el viernes 27 de enero por sus graves problemas financieros, entró en concurso el lunes siguiente y los sindicatos firmaron el ERE el 22 de febrero. El ERE lo firmaron una veintena de representantes de siete sindicatos (administración, mecánicos, tripulantes, etcétera), el administrador concursal y Eliseu Oriol, representante del Departamento de Empresa y Empleo de la Generalitat, que actuó como mediador. Solo los pilotos representados por el Sepla se desvincularon del acuerdo.

El auto en el que el juez da el visto bueno al ERE de la aerolínea catalana también informa de que el pasado día 10 "quedaron resueltos los contratos de leasing de los 31 aviones" de la compañía con empresas norteamericanas, inglesas y japonesas. La extinción de los contratos evitará que se generen todavía más deudas por las penalizaciones derivadas de la falta de uso de los aviones.