Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Síndic de Comptes alerta sobre la necesidad de nuevos recortes de gasto

Rafael Queralt dice que el desfase de ingresos y gastos "no puede permanecer mucho tiempo"

El PP carga contra el anterior Gobierno socialista y la oposición augura otro tijeretazo

El Síndic de Comptes, Rafael Vicente Queralt, y todos los grupos de la oposición en las Cortes Valencianas consideran que el déficit de la Comunidad Valenciana en 2011 obligará a la Generalitat a sacar de nuevo la tijera para recortar el gasto público. El PP, por el contrario, opina que con el apoyo del Gobierno central se cumplirán los objetivos marcados.

La Comunidad Valenciana cerró el ejercicio 2011 con un déficit del 3,7% del Producto Interior Bruto (PIB) regional, ocho décimas por encima del resultado registrado en 2010, según los datos ofrecidos por el Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas.

El Síndic de Comptes ha explicado que un déficit de esa cuantía conlleva de forma "indudable" una serie de medidas a adoptar, algunas de las cuales se están aplicando ya, y otras habrá que hacerlo "en el futuro", para que tiendan a mejorar una situación "que no puede permanecer durante mucho tiempo". Queralt ha celebrado el primer decreto de recortes que aprobó el Consell en enero. "Es una medida adecuada para una situación crítica", ha señalado, "era imprescindible" que la Administración adoptara unos criterios de "austeridad y de rigor".

El Síndic, que ha comparecido en la comisión de Economía de las Cortes para debatir con los grupos el informe de fiscalización de la Cuenta de la Generalitat de 2010, ha admitido que el decreto ley puede ser "discutible", pero ha concedido que le "gusta" por tres aspectos "esenciales": la reducción del sector público valenciano; el mayor control de las empresas públicas al fiscalizar el control interno de toda una serie de entidades "que se crearon para huir precisamente de eso"; y, por último, por las medidas "de ajuste" del gasto que incorpora.

 

El diputado del PP Ricardo Costa ha atribuido al anterior Gobierno central socialista la responsabilidad sobre el déficit debido al "desajuste" en cuanto a la financiación y la inversión per cápita. Según Costa, la Generalitat ha estado "infrafinanciada en más de 11.800 millones de euros". El diputado del PP ha expresado su convicción de que con "el apoyo del nuevo Gobierno de España" se cumplan "los compromisos y los objetivos" marcados para los próximos años.

Por contra, el socialista Julián López ha resaltado que el déficit de 2011 "multiplica por tres" el objetivo que se había marcado la Generalitat en el plan de reequilibrio, y supone "una desviación de cerca de 2.400 millones de euros".

En consecuencia, ha opinado que el decreto aprobado a principios de enero por el Consell de Alberto Fabra será "insuficiente" para cubrir ese déficit, y en consecuencia el Gobierno valenciano "se va a ver abocado a tomar nuevas medidas" para cumplir con los objetivos de estabilidad presupuestarias.

Para el diputado de EU Ignacio Blanco, "es notorio" que la cifra del déficit "se ha apartado mucho, prácticamente ha triplicado el objetivo que se había marcado", aunque ha considerado que el "gran problema" de la Comunidad Valenciana es el volumen de deuda acumulado, que además "hipoteca" las actuaciones futuras de la Generalitat.

"El problema del déficit es un problema de falta de financiación, de prioridades de gasto y de unos ingresos insuficientes", ha destacado Blanco, quien ha instado al Consell a reclamar un cambio en la financiación autonómica, modificar las prioridades en el gasto y modificar la gestión para controlar proyectos "fastuosos que nada aportan".

"O cambian de política, o vamos directos al desastre", ha señalado el diputado de EU, para quien se están pagando ahora las consecuencias de una política "de derroche", que no ha contribuido a generar estructura productiva, empleo y bienestar.