El hospital de Dénia quiere echar al jefe de pediatría por "mal gestor"

Madres de niños y profesionales respaldan al facultativo por su excelente "práxis médica" El Síndic de Greuges ha abierto una investigación ante el alud de quejas recibidas

La dirección del hospital público de Dénia, la firma privada Marina Salud, ha anunciado su intención de destituir al jefe del servicio de pediatría, el doctor José María Paricio Talayero, por su deficiente gestión. La dirección, según un comunicado oficial, asegura que no cuestiona la valía profesional pero mantiene que no ha alcanzado “los objetivos” del plan de desarrollo de la pediatría en el ámbito del sistema de Atención Primaria. El médico rechaza estos argumentos de la empresa y, además, denuncia que la Consejería de Sanidad ha suprimido su plaza, tras una excedencia forzosa de tres años.

El despido del pediatra ha desencadenado una campaña de apoyo, impulsada por madres y sanitarios, que incide en el reconocido prestigio profesional y la excelencia de su práxis médica. El Síndic de Greuges también ha abierto una investigación para conocer la situación del médico ante el alud de quejas (600) y firmas (1.315) en apoyo de su permanencia en el puesto.   

La dirección del centro lo acusa de no poner en marcha el plan de pediatría en la red primaria 

Marina Salud asegura que la dirección del departamento ha evaluado “negativamente los resultados del sistema y de la organización de la Pediatría llevados a cabo por el doctor Paricio como jefe de servicio, concentrando gran parte de los profesionales y recursos en el Hospital, en detrimento de la red asistencial, olvidando que la accesibilidad y la integración son dos compromisos fundamentales de una asistencia sanitaria moderna”. Según la empresa, el plan para desarrollar la pediatría en la red asistencial primaria se le encargó al doctor Paricio hace tres años, con el objetivo de que todos los niños pudieran ser atendidos en sus respectivos centros de salud y sin necesidad de desplazarse al centro hospitalario.

El doctor Paricio rechaza la versión de la empresa. “Soy un convencido de la integración de la pediatría de atención primaria y hospitalaria, y cuando me lo propusieron les contesté que el plan lo tenía escrito hacía años y que en 15 días lo podía adaptar a la situación actual”, afirma el médico. “Ese plan ya se lo había propuesto al equipo director anterior a ellos, sin haber obtenido respuesta”, añade.

El servicio de pediatría del hospital, a través de un comunicado, respalda la versión del doctor Paricio. “Con el doctor Paricio hay 9 médicos pediatras sumamente capacitados y un equipo de enfermería perfectamente entrenado en atención a niños y familiares, con manejo consolidado de técnicas necesarias para atender la enfermedad y grandes conocimientos en lactancia materna. Este equipo es el que quieren destruir con el despido del doctor Paricio en primer lugar y muy posiblemente también de quienes le han apoyado, que son todos”, señala el comunicado.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Excedencia forzosa

El doctor Paricio trabaja en la Sanidad pública desde hace 36 años y ganó por oposición la jefatura del servicio de pediatría en el Hospital de La Marina Alta, plaza que revalidó, igualmente mediante concurso público en dos ocasiones. El pediatra señala que hace cuatro años, cuando la consejería cedió la gestión del hospital a la firma privada Marina Salud los nuevos responsables le fuerza a solicitar una excedencia de tres años y aceptar nuevo contrato laboral para seguir en el puesto. “Pasado el periodo de excedencia, la Consejería ha eliminado sin avisarme la plaza que gane por oposición, y la empresa me comunica que prescindirá de mis servicios por una mala gestión o malos indicadores”, asegura. No obstante el médico rechaza esos argumentos de la dirección y señala que su despido (todavía no se ha hecho efectivo) no se justifica en razones objetivas.

El médico asegura que su despido no se justifica  por "causas objetivas"

La destitución del doctor Paricio al frente de ese departamento ha desencadenado una oleada de apoyos de madres, sanitarios y profesionales, canalizados a través de una plataforma que exige su permanencia en el puesto. Esta plataforma ha recogido ya más de 12.000 firmas en apoyo del médico y ha remitido 1.000 cartas a distintos estamentos públicos, entre ellos la consejería. Los impulsores de este movimiento para arropar al pediatra destacan las siguientes cualidades de su práctica médica: “Su defensa de la lactancia materna, la no separación de los bebés y sus madres en el nacimiento, las unidades de neonatos con puertas abiertas 24 horas para los padres y los derechos de los niños en el ámbito hospitalario”.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS