Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Toda la oposición critica las lagunas de las cuentas donostiarras

PSE, PP y PNV lamentan la falta de información sobre las cuentas de 2012

Los tres partidos de la oposición en el Ayuntamiento de San Sebastián —PSE, PP y PNV— coincidieron ayer por separado en lamentar las lagunas que presenta el proyecto presupuestario elaborado por Bildu para 2012 y la escasa información facilitada por el equipo de gobierno. Concejales de las tres formaciones expresaron en sendas ruedas de prensa su malestar por el desarrollo de la Comisión de Hacienda en la que el equipo de gobierno municipal debía dar detalles de las cuentas que la coalición abertzale adelantó el pasado viernes a los medios de comunicación.

El socialista Ernesto Gasco adelantó que los presupuestos deberían experimentar “un gran cambio” para contar con el apoyo del PSE-EE, porque el documento económico de Bildu presenta “carencias muy graves”. Gasco, que preside la Comisión de Hacienda, lamentó que los soberanistas se negaran a responder a las preguntas formuladas por la oposición en dicho órgano, lo que en su opinión supone “una falta de respeto”. “La oposición va sabiendo cosas con cuentagotas”, afirmó Gasco.

José Luis Arrúe, del PP, también se quejó de que el delegado de Hacienda, Jabier Vitoria, no contestara a las 12 preguntas formuladas por su grupo y se limitara a decir que debían “consultar el presupuesto vía telemática”. El edil popular, que dejó claro que no apoyará la propuesta de Bildu, afirmó que en el proyecto presupuestario “no hay contención ni austeridad por ningún lado, sino una abrumadora falta de ideas y una evidencia de la incapacidad de gestión”. Puso como ejemplo de ello que el equipo de gobierno pretanda destinar 950.000 euros a la rehabilitación de “una propiedad privada”, en alusión al caserío de Munto, en contra de lo decidido por la mayoría del Ayuntamiento en 2010.

El edil peneuvista Iñaki Gurrutxaga también criticó que las interpelaciones de su grupo en la Comisión de Hacienda quedaran sin respuesta. “Solo conocemos cifras de carácter muy general”, señaló.

Sin adelantar la posición del PNV ante el debate presupuestario, aunque mostró su disposición a negociar, Gurrutxaga echó en falta que en una coyuntura de grave crisis Bildu no contemple un plan o medidas para hacer frente a la misma. Bildu necesita el apoyo de al menos un grupo para renovar las cuentas.