Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA SITUACIÓN ECONÓMICA

PSE y PNV ofrecen ahora pactos sobre economía mientras siguen los reproches

El PP pide una declaración institucional para “tratar de recuperar el crédito”

El presidente del PNV, Iñigo Urkullu, en un desayuno informativo en Madrid.
El presidente del PNV, Iñigo Urkullu, en un desayuno informativo en Madrid. EFE

Los dos principales partidos del Parlamento vasco dieron ayer un paso más en la dialéctica que mantienen sobre la situación económica de Euskadi. En este caso, eligieron la vía de presentarse ante la opinión pública con una propuesta de pacto diferente cada uno. En la Cámara de Vitoria, el PSE-EE apostó por el pacto de Ajuria-Enea en materia económica y, en Madrid, el PNV lo hizo extensivo a una nueva edición de los Pactos de La Moncloa. Eso sí, en ambos casos adornaron su respectiva propuesta, reducida al enunciado, con nuevas imputaciones para el bando contrario. Y entre uno y otro, el PP se hizo presente en este nuevo debate proponiendo una declaración institucional del Parlamento.

El portavoz socialista, José Antonio Pastor, echó mano de la denominación del Pacto de Ajuria Enea, que supuso en 1988 la unidad de los grupos democráticos frente al terrorismo, para pedir que los partidos se comprometan ahora en su equivalente en el terreno económico para “afrontar juntos y con responsabilidad” la difícil situación económica, informa Isabel C. Martínez. De paso, Pastor reprochó a Urkullu, en una declaración de pasillos en el Parlamento, que siga “sembrando dudas sobre la solvencia financiera de Euskadi”. Así, recordó que “se ha ido a Madrid para desprestigiar a Euskadi”, en referencia a las alusiones del dirigente peneuvista a la “gravedad de la situación económica” vasca durante una conferencia allí. “Ese es su patriotismo cuando su partido no está en el Gobierno”, censuró, al tiempo que le acusó de "sembrar el pesimismo, alarma y la desesperanza" cono estrategia para tratar de recuperar el poder. A juicio de Pastor, Urkullu “se sigue enredando en sus mentiras”, aunque, ha rematado “afortunadamente, ya nadie le cree”, ni los empresarios, “que reconocen que las facturas se pagan”, ni los ciudadanos en general, dijo.

El ‘lehendakari’

replicará hoy a las descalificaciones de Urkullu en Madrid

Pastor no entró en más detalles sobre su pacto. En realidad, pudo ser una contraprogramación a la idea del nuevo pacto de La Moncloa que minutos antes había sugerido Urkullu en Madrid. El presidente del PNV alertó sobre la “urgencia” de adoptar medidas económicas ante la situación “de emergencia” que vive España y así abogó por “reeditar el espíritu de los Pactos de La Moncloa” como respuesta “colectiva” ante una situación que, a su juicio, requiere “unidad y altura de miras”.

Al igual que sucedió con Pastor, Urkullu, a quien ha dolido íntimamente que se le acuse de “no tener palabra de vasco”, tampoco se privó de zaherir al contrario. Así, culpó a Patxi López de traer a Euskadi “más deuda, más déficit y más desempleo”. Todo ello después de recordar en Madrid que “el Gobierno vasco ha multiplicado por ocho su endeudamiento en solo tres años y que el ejercicio de 2011 se cerró con un 2,6% de déficit, el doble de lo previsto”. Urkullu se fijó especialmente en el lehendakari, consciente, como dijo, de que goza de crédito político “en Madrid y en España”. A ese propósito puede atribuirse su acusación al Gobierno vasco de que ha traído a Euskadi “descrédito político y deterioro institucional”.

La izquierda ‘abertzale’

no ve futuro en

la propuesta de Pastor

Bajo este caldeado ambiente político, todo hace prever que el lehendakari responderá hoy, en el Parlamento, con especial contundencia a Urkullu durante la sesión de control al Gobierno, aprovechando de una pregunta del PSE-EE sobre la situación económica de Euskadi.

En este contexto de posiciones enfrentadas, el presidente del PP vasco, Antonio Basagoiti, pidió ayer que los grupos parlamentarios se comprometan en una declaración institucional en la Cámara para tratar de “recuperar el crédito" que las declaraciones de Urkullu hayan podido restar a la economía de la comunidad autónoma, informa Isabel C. Martínez. Basagoiti rechaza las “estrategias destructoras” y aboga por que el Gobierno, el PSE, el PNV y el PP trabajen conjuntamente en ese terreno. Aunque el déficit de 2011 se eleve dos décimas por encima del 1,3% previsto, ha dicho, el dato no es “escandaloso”, y “Euskadi no es Grecia”.

Desde fuera de la Cámara, la izquierda abertzale no ve futuro en el pacto propuesto por el PSE y lo “condena al fracaso”. Para este sector, “tanto el PSE como el PNV y el PP representan un mismo modelo socio-económico” porque supone “una huida hacia adelante sin perspectiva de futuro”. Su solución pasa por “construir un marco de soberanía política y económica total sustentado en la justicia social”.