Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

De la calle al escenario

Escuchando Elefantes edita su primer disco de folk-rock tras forjarse tocando al aire libre

Los integrantes de Escuchando Elefantes, Carlos Tajes y Silvia Rábade, en las calles de Santiago.
Los integrantes de Escuchando Elefantes, Carlos Tajes y Silvia Rábade, en las calles de Santiago.

Es probable que un día se haya sorprendido en algún rincón de una ciudad gallega (especialmente en A Coruña) al escuchar a dos jóvenes cantando muy bien con un estilo que recuerda a los mejores grupos de folk-rock. En ese caso lo más probable es que se tratase de Silvia Rábade y Carlos Tajes, dos chicos que empezaron a cantar juntos hace tres años por casualidad y que han acabado por formar un grupo, Escuchando Elefantes, que acaba de editar su primer disco, Show & Tell. La próxima semana inician una gira de presentación que tendrá como primeras paradas Zaragoza y Madrid pero eso no impedirá que cualquier día pueda volver a encontrárselos cantando en la calle, porque lo que más les gusta es dar rienda suelta a sus voces allí donde estén.

 “Lo bueno de tocar en la calle es que cualquiera te puede escuchar y además ahí no hay trampa ni cartón”, explica Silvia, que es quien pone voz a la mayoría de las canciones del grupo, aunque hay ocasiones en las que canta Carlos o lo hacen ambos. El disco es de composiciones propias pero también hacen versiones de temas clásicos de rock que saben llevar a su terreno sin perder la esencia del original.

Uno de los momentos que marcó la trayectoria del grupo fue cuando el músico irlandés Glen Hansard, uno de los componentes del dúo The Sweel Season, les invitó a subir al escenario del teatro Victoria Eugenia de San Sebastián y tocó junto a ellos en un concierto. Hansard había visto a Silvia y Carlos cantando en la calle y les gustó tanto su actuación que cuando los vio como público en el teatro no dudo en dedicarles una canción y hacerlos subir al escenario. “Para nosotros fue algo increíble porque son un grupo que nos encanta y además hacía poco tiempo que habían ganado un Oscar por una de las canciones de la película Once”, explica Carlos, quien añade que la experiencia de tocar habitualmente en la calle les ha servido de mucho a la hora de hacer luego conciertos en lugares cerrados. Incluso en actuaciones que han celebrado en alguna pequeña sala suelen acabar su actuación prescindiendo de la amplificación y cantando como si estuvieran en la calle.

La gran pasión que despierta en ellos la música irlandesa les llevó hace un par de años a realizar un viaje por el norte de España y las islas británicas en el que cantaron en las calles de muchas ciudades y pueblos. Una de las máximas que siguen en sus conciertos callejeros es el de no hacer una lista de canciones, sino ir eligiéndolas de su repertorio “según las caras que va poniendo la gente”. La etapa final del viaje fue en Dublín, que para ellos representa el paraíso de los músicos, donde se puede ver en la calle tanto a cantantes noveles como a miembros de grupos contrastados.

La línea musical de Escuchando Elefantes viene marcada por la música que escuchan habitualmente sus componentes. “Siempre me ha gustado la música de los sesenta y de los setenta que es la que siempre ha escuchado mi padre”, explica Silvia. Carlos cita a The Band y The Frames como dos de los grupos que son una referencia fundamental para el grupo. En el disco hay canciones compuestas por Silvia y otras por Carlos pero no es fácil adivinar cuál es de cada uno y, además, hay algunas que fueron escritas conjuntamente.

The Sweel Season les dedicó una canción tras ver su actuación callejera

El momento difícil que vive la industria musical no parece asustarles en su decisión de dar el salto y grabar su primer disco. “Estamos en unos momentos en los que hay que buscarse la vida y hay que hacerlo en cualquier ámbito en el que te muevas, también en la música”, señala Carlos. De ahí que el disco haya sido autoeditado y todo lo que rodea a la producción lo hayan realizado ellos mismos o con sus colaboradores más cercanos. “Eso nos ha dado una gran libertad a la hora de grabar”, indica Silvia, “el disco podía haber sido bastante distinto a cómo ha quedado finalmente pero en realidad el resultado final ha sido como queríamos que fuese: sin trampa ni cartón”.

La semana próxima tocarán el día 16 en Zaragoza y el 18 en Madrid. En marzo volverán a Galicia y, posteriormente, tienen previsto irse a tocar de nuevo a Irlanda y a la capital británica. Como aperitivo a los conciertos de presentación del disco, el pasado sábado Escuchando Elefantes actuaron en la FNAC de A Coruña, precisamente un lugar pegado a una plaza en la que habitualmente suelen cantar Carlos y Silvia. Al final del concierto no pudieron resistir la tentación y salieron a tocar unos temas en su hábitat natural, la calle. Desde luego que si estos chicos acaban triunfando, no van a tener el menor temor a salir a tocar al aire libre en un gran escenario. Después de foguearse a la intemperie durante varios años eso no les supondrá un gran reto.