Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Metro deja la cúpula a la mitad y ahorra 600.000 euros en directivos

La reducción supone un 0,2% de los 273 millones que la empresa pública paga en salarios

El cambio se aprobó antes del nombramiento del nuevo consejero de Transportes

Dos de los cambios más importantes de la empresa pública de Metro de Madrid en lo que va de año se han hecho al margen de su principal responsable, el consejero de Transportes e Infraestructuras, Pablo Cavero. El nuevo responsable juró el cargo el pasado 25 de enero, tras casi un mes de vacío de poder. Aún no se ha formalizado su nombramiento como presidente de Metro.

Pero los cambios no le esperaron. Metro modificó su Consejo de Administración a mitad de enero y dejó a sindicatos y usuarios fuera del organismo que controla las cuentas y los presupuestos de la empresa pública. La presidenta regional, Esperanza Aguirre, salió al paso de la noticia asegurando que el nuevo consejero cambiaría esa composición “con toda probabilidad”.

El segundo cambio afecta a la cúpula directiva de Metro, que pasa de casi un centenar a 55 miembros, según datos facilitados por la empresa. La nueva estructura se aprobó el 16 de enero en un Consejo de Administración y entró en vigor el día 23, dos días antes de la llegada de Cavero. Un portavoz de Metro señala que es un cambio “que se lleva estudiando meses” y en el que estuvo trabajando el antecesor en Transportes, Antonio Beteta.

La empresa pública ahorra 600.000 euros en cargos directivos con este cambio, según el citado portavoz. Eso supone un 0,2% de los 273 millones que Metro gasta en sueldos. Y significa que las nóminas de la cúpula directiva cuestan la mitad a partir de ahora, aunque el citado portavoz no detalla cómo ha realizado la estimación del ahorro ni aclara cuánto seguirán percibiendo los exaltos cargos que, en la mayoría de los casos, seguirán formando parte de la plantilla.

La reestructuración del organigrama de Metro llega después de que la Comunidad de Madrid asumiera todo el accionariado de la empresa pública, que compartía con el Ayuntamiento de Madrid hasta el año pasado.

El primer alto cargo que desapareció de la estructura fue el gerente, Ildefonso de Matías. Hombre cercano al Consistorio, renunció al puesto aludiendo a la bicefalia en la dirección entre las dos Administraciones y en medio de un escándalo por un presunto cobro de comisiones irregulares que afectaba a trabajadores de la casa, fue archivado y la Comunidad de Madrid recurrió.

Dos de las tres grandes direcciones de área del nuevo organigrama están aún sin cubrir. Son el área Económico Financiera, responsable de elaborar los presupuestos, la facturación y las cuentas anuales y Recursos Humanos, que se encarga de las nóminas, el presupuesto de personal y su evaluación. La secretaría general, una nueva figura también vacante, se destina a gestionar la asesoría jurídica, contratación y auditoría interna.

Los cambios llegan cuando arrecian de nuevo los rumores de una privatización de la empresa. El diario Financial Times señaló ayer que Madrid “ha comenzado a explorar” esa vía. La presidenta Aguirre lo negó de forma tajante.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Más información