El Bizkaia alecciona al Madrid

El Caja Laboral, en su regreso al Buesa Arena, y el Lagun Aro prolongan sus buenas rachas con sendas victorias

El base del Real Madrid Sergio Llull disputa un balón con el pívot estadounidense del Gescrap Bizkaia D'Or Fischer.
El base del Real Madrid Sergio Llull disputa un balón con el pívot estadounidense del Gescrap Bizkaia D'Or Fischer.VICTOR LERENA (EFE)

El Real Madrid perdió su primer partido en casa, después de mantenerse durante 20 meses y 26 partidos consecutivos sin perder en el Palacio de los Deportes. Su ejecutor fue, de nuevo, el Gescrap Bizkaia. Como si estuvieran atrapados en un bucle, el Gescrap y el Real Madrid disputaron su segundo partido en solo cuatro días. Después del repaso recibido el pasado miércoles en el partido de Euroliga, donde el Real Madrid ganó al equipo bilbaíno 89-73, los vascos empezaron el encuentro con la lección bien aprendida sobre lo que no hay que hacer contra los blancos. Así que apretaron en defensa y condenaron al Madrid a una sequía anotadora durante la primera mitad del cuarto.

Los madridistas fueron peores alumnos y salieron confiados, como si este fuese el mismo partido del miércoles, y tardaron en darse cuenta de que debían ser más duros en defensa para contrarrestar su poco acierto ofensivo. Los bilbaínos hicieron su juego hasta que Sergio Rodríguez, máximo responsable de la pasada victoria de los madridistas, se sentó en el banquillo cargado con dos faltas. Al poco tiempo, Mirotic también salió de pista por culpa de una falta en ataque, su segunda. Parecía que el Madrid no podía empezar peor, hasta que salió Llul. El base catalán rompió el ritmo impuesto por los bilbaínos y metió a su equipo en un partido que no le estaba resultando cómodo.

Los madridistas

El Gescrap, que le tenía tomada muy bien la medida a Sergio Rodríguez, no supo cómo parar a Llul que, cuando no anotaba recorriendo la cancha de canasta a canasta, lo hacía desde la línea de tres. El griego Vasileiadis fue el único que respondió en ataque al ritmo eléctrico del base. El descanso llegó con un marcador igualadísimo 24-25 que nada tenía que ver con el del partido de Euroliga (50-36 a favor del Real Madrid).

Durante la segunda parte, ambos equipos intentaron imponer su juego, Laso dejó a Llul y a Pocius en cancha que a base de triples -3 el catalán y 4 el lituano- se encargaron de responder al acierto de Jackson y el de Fischer debajo del aro. El tándem de los americanos del Bilbao funcionó esta vez (anotaron 40 puntos entre los dos, cuando en el último partido solo habían encestado ocho) y llevaron a su equipo a lograr una ventaja de 12 puntos en el último cuarto. Y otra vez, fue Sergio Llul en liderar desde el banquillo la segunda remontada de su equipo. El último cuarto fue un festival de baloncesto en el que ambos equipos desplegaron su mejor juego, pero el Gescrap, con la espina de la derrota de la Euroliga, quiso tomar la revancha y se llevó finalmente el partido. El próximo miércoles, el Real Madrid tendrá otra oportunidad en la Euroliga.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción