Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La música gallega en imágenes

Un libro traza la historia de los ‘clips’ facturados en la comunidad desde los ochenta

Los autores de Galicia en clips, Pablo Portero y Fernando Rego.
Los autores de Galicia en clips, Pablo Portero y Fernando Rego.

“La intención de hacer este libro de clips no era catalogar el material, sino sentar las bases para que haya otros trabajos de mayor profundidad”. El guionista Pablo Portero define de esta forma el contenido de Galicia en clips (Ed. Volta), el libro que hoy presentará en el Laboratorio Audiovisual de Vedra con su compañero Fernando Rego. Los dos han trabajado meses en recuperar y analizar desde los primeros videoclips realizados en Galicia hasta las piezas actuales. “Está en orden cronológico, aunque en algunos capítulos sea difícil catalogar”, explica Fernando Rego, que añade que el libro parte de los ochenta, “donde hubo una producción escasa y condicionada por los medios técnicos, pero muy buena y que creó la base de lo que vino después”.

A través de las primeras productoras independientes que funcionaban sobre todo en A Coruña, Galicia en clips cuenta como se realizaron las primeras obras con un lenguaje cercano a la videocreación, y surgieron clásicos como Viuda Gómez (1985) de Xavier Villaverde, o Galicia Caníbal (1985) de Antón Reixa, para Fernando Rego, “el videoclip gallego por excelencia”. Pero antes de estos se realizó Pánico en las Fackland, de Radio Océano, un trabajo de Xavier Villaverde que el grupo certifica en 1983, y que Rego cataloga como el primer clip hecho en Galicia. “Es la primera obra que reúne a un grupo y un realizador gallegos, con un trabajo acompasado de sonido e imagen y con actitud”, explica Fernando Rego, coautor de este libro y que antes ya había escrito 50 anos de pop-rock e malditismo na música galega.

El trabajo también recoge entrevistas a varios realizadores, algunos de ellos pioneros como Villaverde. “Éramos francotiradores sin medios, haciendo algo casero, espontáneo e inocente, sin muchas formulaciones de futuro y ahí radicaba el encanto”, explica el realizador coruñés. Los autores han intentado acotar el libro ateniéndose a criterios de autores gallegos con grupos gallegos, aunque hubo una producción importante de videoclips con realizadores como Antón Reixa, que con su productora Vídeo Eskimal hizo trabajos para Duncan Dhu, El Norte, Sabina o Gatos Locos, o algunos de los grupos surgidos de la movida viguesa que previamente habían hecho sus clips amparados por el programa de TVE La bola de cristal.

Desde mediados de los ochenta hasta la irrupción en los noventa del Xabarín Club, el programa de la TVG que definitivamente catapultó al género en Galicia, hay un período en el que a los autores del libro les ha sido más difícil indagar, e incluso han tenido dificultades para encontrar el material de grupos como Los Contentos de Lugo o los coruñeses Los Dramáticos. “Es curioso que trabajos de hace 25 o 30 años están casi perdidos. No son cosas de hace cientos de años, sino de hace tres décadas y es una pena que se pierdan. Los creadores son un poco dejados, y este libro también trata de crear un estado de conciencia sobre este tema delicado”, explica Fernando Rego, que matiza que “algunos se han recuperado vía Youtube o por el impagable trabajo de la web de la Xunta Flocos en su día”.

Rego asegura que trabajos de hace 20 o 30 años “están perdidos”

En Galicia en clips se analiza la época dorada del videoclip en Galicia, que los autores diseccionan en dos tramos que van del 2000 al 2005, y sobre todo desde ese año para aquí donde ha habido una auténtica eclosión. “Hay un punto de inflexión. La Axencia Audiovisual impulsó las ayudas a videoclips, la televisión creó programas que lo apoyaron y los festivales impulsaron secciones específicas para el género”, relata el guionista Pablo Portero, coautor del libro e impulsor del mismo, ya que también participa en Volta, la editorial que lo ha promovido y lo distiribuirá en tiendas de música. Portero calcula que se habrán hecho por encima de 150 clips del 2005 en adelante.

“Los nuevos avances han provocado que rodar un clip sea más accesible, y que la gente se mezcle experimentando vías de creación”, reflexiona Portero. Entre estos creadores de diversas disciplinas cita al diseñador Rubén Domínguez, que ha hecho clips para Novedades Carmiña, SrasrSra o Sr. Anido, al realizador Javi Camino, autor de trabajos para Franc3s o Triángulo de Amor Bizarro, al músico Manolito Portolés de Niño y Pistola o a la fotógrafa Tamara de la Fuente, autora de clips para La Familia. A pesar de este torrente de creación, el realizador Domínguez matiza en su entrevista en el libro que “el momento es bueno, pero hacen falta directores con líneas más creativas”. Y también será importante que, a pesar del digital, los autores custodien sus obras para que perduren en el futuro y no se extravíen. Por eso los autores tienen claro cual sería una de las grandes necesidades de futuro: “Una plataforma propia que retome todo lo disperso por la Red”.