‘Topografías de la memoria’ reúne imágenes claves de los últimos 30 años

La Alhóndiga de Bilbao presenta más de 70 obras de la colección Ordóñez-Falcón

Enrique Ordóñez, propietario de la colección Ordóñez Falcó.
Enrique Ordóñez, propietario de la colección Ordóñez Falcó.LUIS ALBERTO GARCÍA

La memoria y la fotografía permiten al ser humano mantener intactos dos conceptos como el tiempo y el espacio. Partiendo de esa premisa, la Alhóndiga de Bilbao inauguró ayer la exposición Topografías de la memoria, un itinerario visual a través de 71 obras de 28 relevantes fotógrafos contemporáneos cuyas tendencias y temáticas han marcado el devenir de la creación artística actual.

La fotografía ya no es un arte inocente. Refleja las contradicciones sociales" Carles Guerra

La muestra está comisariada por Carles Guerra, conservador jefe del Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona (Macba), y configurada a partir de los fondos de la colección Ordóñez-Falcón, una de las más importantes de España en fotografía. También cuenta con la colaboración de Tenerife Espacio de las Artes.

La exposición, que podrá visitarse hasta el próximo 15 de abril, reúne “la mejor colección actual de fotografía en España” insistió Guerra. En la primera sala se expone la serie de Richard Prince Spiritual America, con imágenes que “refotografían” la realidad americana, retratando prototipos recurrentes de los anuncios de Marlboro. Enfrente, una muestra de Ken Luma retorna el lenguaje a la fotografía con gran impacto visual.

Horarios y talleres

Topografías de la memoria podrá visitarse desde hoy y hasta el 15 de abril en la sala de exposiciones de AlhóndigaBilbao, y el precio de la entrada es de tres euros (dos con tarjeta Hó).

HORARIOS

Viernes 2: De 17:00 a 21:00. Sala Bastida (planta -2)

Sábado 3: De 10:00 a 14:00 y de 17:00 a 21:00. Sala Bastida (planta -2) y Medialab 2 (Planta 2 de Mediateka)

Domingo 4: De 10:00 a 14:00. Medialab 2 (Planta 2 de Mediateka)

TALLERES

La magia de la fotografía en familia, tendrá lugar los fines de semana del 4-5 y 11-12 de febrero, de 11.00 a 13:00 horas en la Sala Laboratorio (Atrio de las Culturas). Lo imparte Bilbao Argazki, está dirigido a un público familiar y su precio es de 8€ (5€ con tarjeta Hó) y 5€ para menores de 16 años (3€ con tarjeta Hó).

Espacio urbano y memoria, del 2 al 4 de marzo y dirigido a profesionales. Impartido por Xavier Ribas y Txema Onzain. El precio es de 30€, 20€ con tarjeta Hó, e incluye la charla del viernes, prácticas del sábado y trabajo del domingo.

En la sala central, más amplia, un vídeo rompe la distinción entre imágenes estáticas y en movimiento con una escena de calle que se reproduce una y otra vez en un bucle con juegos de espejos. Destaca la obra de Gabriele Basilico, experto en conjurar realidades muy distantes y generar una nueva con sentido. Es el caso de las dos imágenes expuestas, un Beirut en guerra y el Bilbao industrial de los años noventa. En esta sala también destaca la obra de Beat Streuli, que muestra microsegundos urbanos y transeúntes ensimismados, y la serie Domingos marginales de Xabier Ribas. Este fotógrafo, uno de los más consistentes del panorama español, refleja en sus imágenes el ocio cercano a las huellas de la industrialización en el extrarradio de Barcelona.

La tercera sala exhibe piezas clásicas, como That Solitary Man, de Dorothea Lange, una de las autoras que mejor reflejó el colapso social de la Gran Depresión. Las imágenes de August Sander, que retrató el periodo de entreguerras en Alemania, y de Roy Arden, que reflejó los cambios de ciclo desde la industrialización hacia el consumismo, completan el recorrido por la primera mitad del siglo XX. Por último, en la cuarta sala qeudan los 19 retratos de Thomas Ruff, cuyo formato recuerda a las fotos de carné, sin rastro de subjetividad. Ruff busca reflejar la sociedad burocrática y deshumanizada propia de los países desarrollados.

En su intervención final de ayer, Carles Guerra resumía así la esencia de Topografías de la memoria: “La fotografía ya no es un arte inocente. Refleja las contradicciones sociales, produce debates, remedia injusticias y trasciende el mero valor documental para convertirse en símbolo de una época”.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50