Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Liceo echa el cierre dos meses

El teatro lírico barcelonés cancela siete espectáculos y aplica un ERE a sus trabajadores

El comité de empresa acusa al director general de mala gestión

Unos 150 trabajadores se concentran frente al Liceo de Barcelona para exigir a la empresa diálogo.
Unos 150 trabajadores se concentran frente al Liceo de Barcelona para exigir a la empresa diálogo.

La amenaza se ha hecho realidad. Ahora solo falta la confirmación de la autoridad laboral competente, el Departamento de Trabajo de la Generalitat. El Gran Teatro del Liceo de Barcelona echa el cierre por un expediente de regulación de empleo (ERE) temporal por dos meses, en marzo-abril y junio-julio. Con ello se lleva por delante siete espectáculos, cuatro óperas, dos de ellas en un doble programa, las funciones de los Ballets de Montecarlo, dos conciertos, un recital y un espectáculo escolar y familiar. En total, 27 funciones cuyas localidades vendidas el teatro empezará a devolver este 2 de febrero. Ayer la dirección del teatro informó a los representantes sindicales de los trabajadores de la decisión tomada.

La suma del descenso de las subvenciones de las administraciones públicas a causa de la crisis y la progresiva y continuada pérdida durante los tres últimos años de los ingresos por patrocinio, que han caído en un 31%, han resultado letales para la viabilidad del teatro, cuyos gastos de estructura ya casi suponen el 70% del presupuesto, con la desproporción que ello supone entre los ingresos por subvención y mecenazgo y los recursos propios, principalmente los ingresos por venta de localidades, cuyo descenso ha sido muy leve —de hecho, la programación operística genera beneficios, un millón de euros— y el alquiler de espacios, que se mantiene.

Los representantes de los trabajadores echan en cara al director general de teatro la pérdida de patrocinio

A todo ello, los representantes de los trabajadores suman lo que consideran ha sido una “mala gestión de recursos” por parte del director general, Joan Francesc Marco, a quien han echado en cara ser responsable de la pérdida de patrocinio mientras este les leía ayer al mediodía en un reunión de más de tres horas la solución a la situación de emergencia en forma de ERE. Desde diversos sectores del teatro se acusa al director general de haberse preocupado más por mantenerse en el cargo con reiteradas entrevistas con los líderes políticos antes de las elecciones autonómicas catalanas de otoño de 2010 y las generales del pasado 20 de noviembre, que de negociar con los directores generales de las grandes empresas el patrocinio para el coliseo lírico. De hecho, varios mecenas ya se han quejado de tener que patrocinar una temporada de ópera en la que se cancelan funciones y con ello sus compensaciones, entre otras, en forma de entradas para las representaciones.

La única forma de ahorrar buena parte de los 3,7 millones de euros que Marco ha explicado que necesita “compensar para no generar déficit con el descenso de los ingresos” es enviar a los trabajadores a casa sin sueldo durante 57 días, con lo que el teatro se ahorra en el pago de nóminas 2,6 millones. “Hay alternativas al ERE”, afirman desde el comité de empresa, que ultima el calendario de negociones para evitar el Expediente de Regulación de Empleo. Las posibilidades de lograrlo son escasas con las cuentas que maneja el teatro, que asegura que la cancelación de las 27 funciones de ópera y ballet solo supone un ahorro de 100.000 euros.

Con el ERE temporal el liceo pretende ahorrar 2,6 millones de euros de los 3,7 millones que necesita “para no generar déficit tras el descenso de los ingresos”

 

 

Para llegar a los 3,7 millones de euros de ahorro que se ha fijado como objetivo el teatro, la dirección ha suspendido, además, las actividades audiovisuales sujetas al cobro de derechos de imagen en su comercialización, lo que Marco estima que le supone una sisa de 500.000 euros, y una reducción por importe de otro medio millón de los gastos de los servicios prestados por los proveedores externos y la renegociación de contractos firmados para el periodo de la cancelación de los espectáculos.

El cierre del teatro se realizará en dos periodos hasta el final de la temporada. Entre el 20 de marzo y el 10 de abril y entre el 5 de junio y el 8 de julio.

Los espectáculos afectados son las funciones del doble programa de óperas de Zemlinsky Una tragedia florentina y El enano; Pelléas et Mélisande, de Debussy; El giravolt de maig, de Eduard Toldrà; los Ballets de Montecarlo; dos conciertos; un recital de la soprano sueca Nina Stemme, y el espectáculo infantil para escolares y familias El superbarber de Sevilla.

Y en cuarto lugar, la devolución del importe de las localidades

A la hora de cancelar los espectáculos, el Teatro del Liceo de Barcelona ha elegido aquellos que habían vendido menos localidades, según una nota enviada por el coliseo lírico. Con esta premisa han caído del cartel las óperas menos populares, como el doble programa de Zemlinsky Una tragedia florentina y El enano y la ópera de Claude Debussy Pellléas et Mélisande, que no tenían opción alguna frente a títulos archipopulares como La Bohème, de Puccini; La flauta mágica, de Mozart; Aida, de Verdi; o Adriana Lecouvreur, de Cilena, en cuyo reparto figuran cantantes de gran tirón en taquilla como el tenor Roberto Alagna, la sorpano Barbara Fritoli o la temperamental mezzosoprano Dolora Zajick. Y con su caída se han llevado por delante víctimas colaterales en forma de funciones de ballet, otros títulos operísticos con pocas representaciones programadas, conciertos, recitales y espectáculos de la programación educativa y familiar.

¿Pero cuántas entradas de las que tendrá que devolver el importe ha vendido el coliseo lírico barcelonés del total de las 27 funciones canceladas? ¿Qué monto de dinero supone eso? Este diario solo consiguió ayer datos parciales, los correspondientes a las seis funciones del doble programa de Zemlinski y las seis del Pelléas et Mélisande. Del primer programa hasta ayer se habían vendido 7.700 localidades por un importe total de 600.000 euros; de la ópera de Debussy 8.000 entradas, lo que supone 640.000 euros.

Ayer desde el teatro no explicaron la provisión de fondos que estiman necesaria para devolver el importe de todas las localcalidades de los espectáculos cancelados. El director general, Joan Francesc Marco, aseguró que no se sabrá hasta que haya terminado el proceso de devolución ya que, para los abonados, las mayorías de las entradas vendidas, se ofrecen a partir de este jueves 32 de febrero diversas opciones.

Para los espectadores que han adquirido localidades fuera de abono se les devolverá el importe a través del mismo medio de pago usado para la compra. La variedad de opciones es solo para los espectadores abonados, a los que el Liceo ofrece cuatro posibilidades de las que, curiosamente, la última es la devolución del precio de las localidades. Al abonado se le da primero la posibilidad de deducir el importe a devolver del abono de la próxima temporada 2012-2013, convertir el monto pagado en un cheque Liceo con validez de casi dos años hasta diciembre de 2013 para cambiarlo por otras entradas de espectáculos programados por el teatro o, también, que donen el importe al teatro, como cuando el teatro se quemó en diciembre de 1994. La petición de la devolución del importe de las entradas se han puesto en cuarto y último lugar.