Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Generalitat sigue a la cola de la financiación autonómica

La financiación per cápita mejora pero sin alcanzar la media estatal

Fabra exige cambiar el sistema actual pero ha hallado resistencias en su partido

La Generalitat sigue a la cola de
la financiación autonómica

La predicción que un grupo de expertos realizó sobre la evolución del actual sistema de financiación autonómica, en junio de 2010 y por encargo de las Cortes Valencianas, se ha cumplido. El sistema que entró en vigor en el año 2009, y que sustituyó al anterior de 2001, apenas ha servido para mejorar la financiación de la Comunidad Valenciana, que sigue lastrada en los puestos de cola y solo ha mejorado una posición, al pasar de la 14ª al 13ª sobre un total de 15 comunidades autónomas. País Vasco y Navarra tienen sistemas forales y no forman parte del régimen general.

Así lo ha puesto de manifiesto un análisis sobre el modelo de financiación realizado por la catedrática del Instituto de Economía de Barcelona Núria Bosch, que se publicará el próximo año dentro del Informe sobre federalismo fiscal que edita este organismo. El estudio revela que la Comunidad Valenciana y Murcia permanecen infrafinanciadas, mientras Madrid, Baleares y Cataluña avanzan notablemente y Andalucía retrocede.

El consejero de Hacienda, José Manuel Vela
El consejero de Hacienda, José Manuel Vela

El análisis del actual sistema de financiación, ya sobre datos reales correspondientes a 2009 —que se dieron a conocer en julio del año pasado— demuestra que Cataluña, que estaba por debajo de la media, sí logró el objetivo de situarse por encima con la reforma. Cataluña fue la comunidad autónoma que forzó la reforma del anterior modelo de financiación, auspiciado por Eduardo Zaplana y Rodrigo Rato y vigente desde 2001. El nuevo modelo presentado por el Gobierno socialista de José Luis Rodríguez Zapatero, contó con la abstención, a regañadientes, del Consell de Francisco Camps, que durante meses confió en situarse a rebufo de las propuestas del Ejecutivo catalán, y del resto de autonomías del PP.

Sin embargo, la exigencia que se impuso al actual sistema de financiación de que ninguna comunidad autónoma perdiese respecto al modelo anterior, y que todas tuviesen una mejor financiación en términos absolutos, ha dejado a la Comunidad Valenciana y a Murcia, prácticamente en las mismas posiciones que estaban. Aunque peor ha sido en el caso de Andalucía, que ha retrocedido hasta cinco posiciones.

La Comunidad Valenciana obtuvo en 2009 un total de 1.413 millones de euros adicionales de los 9.198 millones de más que el Gobierno inyectó a las comunidades autónomas con el nuevo modelo. Esta mejora permitió a la Comunidad Valenciana reducir la diferencia respecto a las autonomías mejor financiadas. Si con el modelo anterior, los valencianos recibieron una financiación per cápita del 87% en 2008, con el nuevo modelo la Comunidad Valenciana el porcentaje se quedó en el 92,8% en término de población censada.

En términos de población ajustada —un índice corrector que tiene en cuenta conceptos como la dispersión, la insularidad o el porcentaje de personas ancianas, la posición de la Comunidad Valenciana mejoró hasta el 94,6% pero se quedó todavía bastante lejos de la media estatal.

Galicia, que está por

encima de la media, también

exige mejorar su posición

Bosch explica en su análisis que en el modelo de 2001, “Murcia y la Comunidad Valenciana, con unas capacidades fiscales inferiores a la media pero superiores a Extremadura, después de la nivelación se quedaban con unos recursos por habitante sustancialmente por debajo de la media, lo que contrastaba con las posiciones que ganaba Extremadura”. “En conclusión, se producían resultados arbitrarios ante la ausencia de un criterio explícito de nivelación fiscal”, asegura la catedrática.

“¿El nuevo modelo ha corregido este problema? La respuesta es negativa”, concluye la autora del análisis del sistema, aunque recalca que este “ha producido una convergencia de todas las comunidades de la media y ha reducido la desviación estándar”.

Esta desviación ahora llega a los ocho puntos, mientras que con el sistema de 2001 llegó a superar los 14,4 puntos, indica la experta, que advierte que autonomías como Cantabria o La Rioja, con una capacidad fiscal superior a la media, todavía ganan posiciones en el proceso de nivelación. “Cabe destacar los casos de Murcia y la Comunidad Valenciana que siguen castigadas por el sistema”, recalca Bosch.

Así, la Comunidad Valenciana, cuya capacidad fiscal se sitúa en el 94,5% logra una financiación per cápita sobre población ajustada del 94,6% sin que salga de los puestos de cola.

En el estudio Núria Bosch explica el funcionamiento del sistema, que deposita todos los recursos recaudados por las 15 autonomías de régimen común en una bolsa. El 75% de esa cantidad se reparte para pagar los gastos de sanidad, educación y bienestar social, asignándose la misma cantidad a cada ciudadano. Es en el 25% restante donde el sistema se complica con distintas clases de fondos destinados a que ninguna autonomía pierda respecto al sistema anterior. Y es aquí, en función de los parámetros utilizados, unas autonomías han resultado más beneficiadas, otras se han nivelado conforme a los objetivos iniciales y unas terceras se mantienen en situación de inferioridad o se han visto perjudicadas.

El consejero de Hacienda, José Manuel Vela, tiene previsto reunir de nuevo al comité de sabios que realizó el informe en 2010 para que proponga alternativas que mejoren la posición de la Comunidad Valenciana. Vela ha solicitado también al ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, —igual que el presidente de la Generalitat, Alberto Fabra— un nuevo sistema de financiación autonómica.

Una propuesta a la que también se ha sumado el presidente de Galicia, Alberto Núñez Feijóo. Una posición que ha causado malestar en la Generalitat, que teme que Feijóo pretenda bloquear cualquier cambio, ya que el actual sistema otorga a Galicia una financiación per cápita superior a la media (101,1%) en población ajustada, que es mucho mayor si se tiene en cuenta la población censada (107.3).