Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El cerebro que rima

El Basque Cognition estudia los mecanismos del lenguaje a partir del trabajo de los ‘bertsolaris’

El proyecto, que se encuentra en su primera fase, concluirá dentro de un año

El 'bertsolari' Andoni Egaña se introduce en un escáner para realizar una resonancia magnética de su cerebro. Ampliar foto
El 'bertsolari' Andoni Egaña se introduce en un escáner para realizar una resonancia magnética de su cerebro.

El bertsolari Andoni Egaña se introduce en un escáner magnético en el que tendrá que rimar palabras utilizando diferentes métricas mientras un instrumento científico de última generación obtiene cada dos o tres segundos decenas de imágenes en 3D para analizar la actividad cerebral mientras se realizan funciones complejas. El ancestral arte vasco de improvisar rimas, desde la kopla txikia, la célula del bertso, hasta el zortziko txikia salta así de las tarimas de las plazas de los pueblos a los laboratorios de los neurocientíficos.

El Basque Center on Cognition, Brain and Language (BCBL), con sede en san Sebastián, está inmerso en un novedoso proyecto científico para tratar de entender, a través de las mentes entrenadas de los improvisadores de versos, cómo funciona la creación del lenguaje en el cerebro.

“El reto es averiguar si lo que hace tan especiales a los <CF1001>bertsolaris,</CF> que siempre han sorprendido por la agilidad para improvisar versos en pocos segundos, es producto de unas capacidades cognitivas superiores al resto o de haber entrenado su habilidad lingüística”, señala el investigador del BCBL Kepa Paz-Alonso

Los investigadores trabajan con 18 ‘bertsolaris’, alumnos y grupos de euskaldunes

La idea de estudiar cómo funciona la mente de un bertsolari surgió durante la visita que el propio Egaña y el cineasta Asier Altuna realizaron al BCBL. Ambos trataban de conocer el lado científico de la práctica de la improvisación para el documental Bertsolari.

En el proyecto, que arrancó en abril y concluirá dentro de un año, participan 18 bertsolaris, entre ellos Egaña, Maialen Lujanbio, Amets Arzallus o Miren Amuriza, que se están sometiendo estos días a diferentes pruebas en las instalaciones del centro, desde pruebas conductuales por ordenador hasta sesiones de resonancias magnéticas. Al mismo tiempo, los investigadores trabajan con grupos de euskaldunes que no han desarrollado habilidades en el bertsolarismo y con alumnos de bertso-eskolas.

Los científicos creen que la particular forma en la que el cerebro almacena y recupera la información mientras crea bertsos puede aportar valiosa información para la neurociencia cognitiva.

Paz-Alonso explica que para determinar en qué medida los bertsolaris procesan la información “de manera más eficiente” se examinarán sus capacidades en aspectos como la fonética, la semántica o la rima.

En particular, al director del BCBL, Manuel Carreiras, le impresiona la capacidad de Egaña para ordenar las palabras en su cerebro agrupadas por familias “como los pétalos que componen una margarita”. Las investigaciones permitirán detallar las capacidades de los bertsolaris y concretar si son innatas o fruto del entrenamiento.

Más información