Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Interior rechaza identificar a los antidisturbios

El departamento dice al juez que no puede reconocerlos en las imágenes

Manel Prat, imputado por las cargas policiales en la acampada de indignados de la plaza Cataluña de Barcelona
Manel Prat, imputado por las cargas policiales en la acampada de indignados de la plaza Cataluña de Barcelona EFE

El Departamento de Interior ha negado al juez Josep Maria Miquel Porres la identidad de los antidisturbios que cargaron contra los indignados en la plaza de Catalunya el pasado 27 de mayo. El titular del Juzgado de Instrucción número 4 de Barcelona envió al área que dirige Felip Puig diversas fotos de agentes que aporrearon, presuntamente, a las personas que se encontraban allí, pero Interior aseguró que les era imposible identificarlos porque en las fotos no se les reconocía.El director de los Mossos d'Esquadra, Manel Prat, ha afirmado hoy que su comparecencia como imputado por las cargas contra indignados en la plaza de Catalunya de Barcelona "no condicionará" sus "decisiones futuras" sobre la labor de la policía catalana, que ha garantizado que seguirá trabajando con la máxima profesionalidad.

La negativa contrasta con la declaración efectuada ayer por el director general de la policía, Manel Prat, que compareció como imputado por la polémica operación policial. Este aseguró ante el juez que podía saber qué policías participaron en la operación de limpieza de la plaza, que acabó con 120 heridos (36 de ellos, mossos). Una portavoz de Interior matizó después que conocen el nombre de cada uno de los agentes que actuaron en la operación, pero que no es posible identificarlos en las imágenes porque son poco claras. "Aparecen con cascos y pasamontañas", aseguró.

El problema, posiblemente, no habría sido tal si los agentes hubiesen llevado su número de identificación, conocido como TIP, de una forma visible en el uniforme. Una norma aprobada por el anterior Gobierno obliga a la policía catalana a llevarlo siempre. Ayer Prat aseguró ante el juez que la regla "es interpretable", según las acusaciones particulares, que calificaron de "muy preocupante" su afirmación.

En el caso de los antidisturbios, nunca se ha cumplido la norma, creada en 2008 por el ecosocialista Joan Saura. Interior esgrime que el número queda oculto bajo los chalecos que utilizan los antidisturbios. Prat, sin embargo, aseguró al juez que están buscando soluciones para que el TIP sea visible, según los letrados de la acusación.

El juez pidió ayer a Interior que le haga llegar la transcripción de las conversaciones entre la sala de mandos y los policías que se encontraban en la plaza. Asimismo, solicitó el informe posterior que da cuenta de la actuación policial.

Según las acusaciones, Prat indicó al juez que no ha abierto ningún expediente. Las mismas aseguran que admitió que él ordenó el uso de pelotas de goma contra los indignados. Aunque las cargas, que siempre conocieron tanto Prat como Puig, las decidieron los responsables del dispositivo.

Tras su declaración, en una intervención en la que no admitió preguntas, Prat afirmó a los medios que la imputación no le "condicionará" en las "decisiones futuras" que deba tomar sobre la policía catalana. Igual que hizo la exconcejal de Seguridad Assumpta Escarp, también imputada en la causa, el alto mando de Interior insistió en que el objetivo de la operación policial era limpiar la plaza, no desalojarla, ante la inminente final de la Champions que disputaba el Barça al día siguiente.

Prat acudió ayer a declarar acompañado del secretario general de Interior, Xavier Gibert; del comisario jefe de los Mossos d'Esquadra, Josep Milán, y del comisario portavoz y encargado de relaciones con la Justicia, Joan Miquel Capell. A su salida, una decena de indignados le abuchearon unos 200 metros, hasta que subió al coche oficial.