"Bretón es muy inteligente, manipulador y no tiene ninguna enfermedad mental"

El juez prorroga el secreto de sumario por la desaparición de los niños de Córdoba

Bretón durante la recreación del día en el que desaparecieron sus hijos.
Bretón durante la recreación del día en el que desaparecieron sus hijos.F. J. VARGAS

José Bretón, el padre de los dos niños desaparecidos en Córdoba desde el 8 de octubre y único sospechoso en el caso, no tiene ningún tipo de trastorno mental, su coeficiente de inteligencia es superior a la media y es marcadamente manipulador. Así se desprende de los dos informes encargados por el juez instructor que dirige la investigación. Los documentos analizan los aspectos psicológicos, por un lado, y psiquiátricos, por otro, de Bretón. El progenitor permanece en prisión preventiva desde el 21 de octubre, imputado por la desaparición forzosa (secuestro) de Ruth y José, de seis y dos años, además de simulación de delito. "La mente de Bretón es plenamente clara", ha subrayado su abogado, José María Sánchez de Puerta, esta mañana.

Sánchez de Puerta ha leído a las puertas de su despacho las conclusiones de ambos informes. Además de no padecer patología alguna, el informe psiquiátrico destaca que "los acusados rasgos de personalidad [de Bretón] no repercuten en la capacidad de entendimiento y voluntad, en relación con los hechos por los que está imputado", leyó el letrado. Sánchez de Puerta dijo que los peritos señalan que "no existe causa que justifique afección temporal del nivel de memoria en relación con los hechos investigados". Es decir, que nada indica que el acusado no pueda recordar bien lo ocurrido la tarde en que sus hijos desaparecieron.

No tiene ningún trastorno de la personalidad, según los psiquiatras

Por su parte, el informe psicológico concluye que el padre disfruta de un alto coeficiente de inteligencia, por encima de la media, llegando al "121% de inteligencia superior". La psicóloga que ha redactado el análisis coincide con los dos psiquiatras en que "no tiene ningún trastorno de la personalidad", es decir, no está enfermo. El propio abogado apuntó tras su primera entrevista a Bretón, que su defendido podía tener rasgos de trastorno bipolar. "Ahora quedan descartados. Y también cualquier asomo de esquizofrenia", aclara Sánchez de Puerta. La psicóloga resalta que la personalidad de Bretón "está marcada por un rasgo excesivo de manipulación". De esta forma, el letrado descarta una de las líneas de defensa que mantenía y que se fundamentaba en una posible patología mental. El abogado tampoco pedirá más informes.

Sánchez de Puerta resta importancia al perfil del sospechoso dibujado por la psicóloga y los dos psiquiatras. "A efectos de la defensa, no tiene importancia ninguna que sea manipulador o no. Después de ver estos informes médicos, lo que hay que ver es si José Bretón ha intervenido o no en la desaparición de sus hijos", avanzó el abogado.

Bretón tiene un coeficiente de inteligencia por encima de la media

El titular del Juzgado de Instrucción número 4 de Córdoba, José Luis Rodríguez Laínz, ha decidido prorrogar un mes más el secreto de sumario en el caso de la desaparición de Ruth y José Bretón. Parte del sumario se encuentra abierto para la defensa del imputado y la acusación particular que representa a Ruth Ortiz, madre de los niños y expareja de Bretón. Pero de las nuevas diligencias practicadas, solo el informe psicológico realizado por tres peritos a Bretón ha sido facilitado a los abogados.

Ruth y José Bretón, de seis y dos años, desaparecieron hace casi cuatro meses mientras se encontraban en compañía de su padre. Estaban pasando el fin de semana con él en Córdoba. Mientras iniciaban los trámites de la separación, los padres, que vivían habitualmente en Huelva, llegaron al acuerdo de que algunos fines de semana los podía pasar con el progenitor. Bretón, natural de Córdoba, decidió llevarlos ese fin de semana, con el consentimiento de la madre, a su ciudad. Desde entonces, nada.

La policía no ha obtenido resultado de sus investigaciones en los cuatro meses de trabajos. Han registrado insistentemente la finca de los padres de Bretón en la urbanización cordobesa de Las Quemadillas. El único sospechoso del caso reconoce que pasó allí unas horas en compañía de sus hijos antes de que desapareciesen. Según él, les perdió el rastro en un parque de la ciudad. La policía no cree esta versión y, apoyándose en pruebas gráficas obtenidas de cámaras de seguridad, sospecha que los menores no llegaron a pisar ese parque.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS