Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA COOPERACIÓN TRANSFRONTERIZA

El rompecabezas de la diplomacia vascofrancesa

Euskadi y Aquitania comparten trabajo en media decena de organismos

Primera reunión de la asamblea paritaria de la Eurorregión. Ampliar foto
Primera reunión de la asamblea paritaria de la Eurorregión.

La creación de la Eurorregión Euskadi-Aquitania, formalmente constituida a mediados de diciembre pasado, vino a cerrar el círculo institucional que se ha venido conformando en torno a la cooperación interterritorial a ambos lados de la frontera en los últimos 22 años. En este tiempo, estas dos regiones han terminado por amalgamar un entramado de entidades que trabajan en ámbitos similares, tienen objetivos complementarios y están integrados por los mismos organismos públicos.

En lo transfronterizo coexisten hoy la Agencia de la Eurociudad Bayona-San Sebastián, el Consorcio Bidasoa-Txingudi, la Plataforma Logística Aquitania-Euskadi, la Conferencia Atlántica Transpirenaica y la Eurorregión. El último informe sobre duplicidades elaborado a petición del Ejecutivo no cita la existencia de servicios que se superponen o resultan ineficaces en esta materia. ¿Están justificadas tantas estructuras oficiales orientadas todas al mismo fin?

Todo arranca en 1989, cuando Euskadi y Aquitania lograron sellar un acuerdo que resultó premonitorio de las sucesivas acciones transfronterizas impulsadas en un espacio geográfico que abarca una extensión de 48.500 kilómetros cuadrados —41.300 corresponden a la región aquitana— donde se congregan casi cinco millones de habitantes. Tras varias reuniones entre los Gobiernos presididos por José Antonio Ardanza y Jean Tavernier, ambos firmaron en Burdeos el Protocolo de Cooperación entre ambas regiones, un convenio que tenía como objetivo el intercambio de información sobre políticas sociales y económicas, entre otros fines. Un anexo a dicho protocolo dio lugar en 1990 al llamado Fondo Común para hacer frente a inversiones a ambos lados de la frontera, financiado a partes iguales por los Gobiernos regionales y sustentado en parte con fondos europeos Interreg.

En enero de 1993, la Diputación guipuzcoana y el Distrito Bayona-Anglet-Biarritz (BAB) firmaron otro convenio para impulsar la denominada “eurociudad Bayona-San Sebastián”, un acuerdo que alumbró cuatro después el Observatorio Transfronterizo de la Eurociudad, bajo la figura de una agrupación europea de interés económico (AEIE), personalidad jurídica aceptada por los ordenamientos jurídicos español, francés y comunitario. Surgió para trabajar conjuntamente en temas de urbanismo y ordenación del territorio, medio ambiente, servicios sociales, turismo, cultura, infraestructuras y transporte.

El Protocolo de Cooperación de 1989 fue el primer acuerdo interregional

A la luz del Tratado de Bayona, en 1998 nace el Consorcio Bidasoa-Txingudi, un órgano con personalidad jurídica cuya finalidad es promover la mejora de los servicios entre Irún, Hondarribia y Hendaya en los ámbitos turístico, cultural y social. La firma se celebró en un barco fondeado en aguas internacionales del río Bidasoa, con representantes de las tres corporaciones firmantes y de instituciones como el Gobierno vasco, la Diputación de Gipuzkoa, el Consejo Regional de Aquitania, el Consejo General de los Pirineos Atlánticos y la subprefectura francesa.

En 2004 se dio otro nuevo paso en las relaciones vecinales al crear la Plataforma Logística Aquitania-Euskadi (PLAE), que persigue la promoción de las infraestructuras del transporte para la mejora de la intermodalidad. Es una Agrupación Europea de Interés Económico (AEIE) integrada por los Gobiernos vasco y aquitano.

Tres años después, el lehendakari, Juan José Ibarretxe, y su homólogo aquitano, Alain Rousset, formalizaron la creación de la Conferencia Atlántica Transpirenaica, creada al amparo de la ley de Asociaciones francesa de 1901. Aunque carece de personalidad jurídica, es el único organismo transfronterizo que cuenta con la participación del Estado francés a través de la Prefectura de los Pirineos Atlánticos. También forman parte de la misma la región de Aquitania, el Departamento de los Pirineos Atlánticos, el Consejo de los Electos del País Vasco francés y, por la parte vasca, el Gobierno y la Diputación de Gipuzkoa. La conferencia, con equipo ejecutivo propio, trata de coordinar las políticas “de cercanía” en asuntos como los servicios médicos de urgencia, la drogadicción, el medio ambiente, la formación, los servicios públicos transfronterizos…

Aunque la conferencia transpirenaica funciona como una eurorregión, esta no se formalizó como tal hasta que Euskadi y Aquitania han alumbrado ahora la Eurorregión, cuya principal virtualidad es que cuenta con personalidad jurídica como Agrupación Europea de Cooperación Territorial (AECT) amparada por el Derecho comunitario.

 

Más información