Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSC pide al PSOE una vuelta de tuerca federalista y respeto al catalán

Los socialistas catalanes optan por un papel discreto para no perjudicar a Chacón

Carme Chacón con el primer secretario del PSC, Pere Navarro, en el congreso de diciembre.
Carme Chacón con el primer secretario del PSC, Pere Navarro, en el congreso de diciembre.

El congreso que el PSOE celebrará en Sevilla para renovar su liderazgo y hoja de ruta no acaba con las luchas para controlar el máximo número de delegados. Más allá de apostar por Alfredo Pérez Rubalcaba o por Carme Chacón para ocupar la secretaría general, la familia socialista también debe aprobar la ponencia que marque su estrategia de futuro. El Partit dels Socialistes de Catalunya (PSC), que ha tenido pocos problemas para elegir a sus delegados —casi todos apuestan por Chacón—, ha optado por centrarse estos días en influir sobre la ponencia con el fin de darle un toque más federal, acorde con su línea de actuación.

Los socialistas catalanes acabarán de dar forma esta semana a sus enmiendas, pero entre ellas destacan ya tres ejes de actuación. Varias federaciones, entre ellas la de Barcelona, han aprobado tres textos en los que se resume la huella que el PSC quiere dejar en el congreso del PSOE gane quien gane la pugna por la secretaría general. En primer lugar se ha aprobado una enmienda que recuerda el carácter federal que deben tener las políticas que impulse el PSOE. Se trata, explican fuentes del partido, de que no se hable de federalismo solo como una forma de organización territorial, sino como forma de actuar basada en la negociación permanente entre territorios.

En segundo lugar, el PSC pretende que el PSOE renueve su compromiso con la promoción, defensa y normalización de la lengua catalana en el ámbito público, así como en la educación. La enmienda llega después de que en el congreso de 2008 el PSOE ya aprobara una declaración de apoyo a la inmersión lingüística en las escuelas catalanas. Sin embargo, la reciente sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña sobre la necesidad de garantizar la educación en castellano ha hecho que el PSC volviera a optar por una enmienda de este tipo.

El objetivo es recuperar la apuesta por la descentralización

 

La tercera línea de actuación que propone el PSC hace referencia a la política exterior española. Los socialistas catalanes temen que, con la llegada del Partido Popular al Gobierno y la crisis institucional europea, pierda fuerza el enfoque euromediterráneo que ha tenido la política exterior los últimos años, que culminó con la elección de Barcelona como sede del secretariado permanente de la Unión por el Mediterráneo. De ahí que la enmienda que ha impulsado la federación de Barcelona insista en la necesitad de mantener la apuesta euromediterránea y el diálogo con los países de la orilla sur.

Las tres enmiendas forman parte de un paquete más amplio que en algunos casos ha impulsado la dirección del PSC y en otros las federaciones. Grupos de militantes también han promovido enmiendas sobre medio ambiente, y en el caso de la federación de Barcelona, se ha optado por apoyar textos presentados por Izquierda Socialista, que es la única corriente interna del PSOE y se caracteriza por sus firmes postulados en defensa del Estado de bienestar.

Al PSC le preocupa que se difuminen las políticas euromediterráneas

Tradicionalmente, los socialistas catalanes han tenido un papel discreto en los congresos del PSOE. Su condición de partido federado hace que el PSC opte habitualmente por intentar influir con discreción en los debates del PSOE.

Pese a esta profusión de enmiendas, la dirección de los socialistas catalanes está intentando que el debate sobre los contenidos levante poca polvareda dentro del PSC para evitar riesgos a la candidatura de Carme Chacón. Por ejemplo, se procura evitar que resurjan debates eternos como el del grupo propio del PSC en el Congreso. “Esto ya lo abordamos en el congreso del PSC, el debate está cerrado”, insisten estas fuentes.