Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ocho siglos de una gran batalla

Jaén y Navarra recuerdan la batalla de las Navas de Tolosa. Los actos del octavo centenario del enfrentamiento bélico se desarrollan en La Carolina (Jaén)

Yolanda Barcina, junto a un cuadro alusivo a la batalla. Ampliar foto
Yolanda Barcina, junto a un cuadro alusivo a la batalla.

 

“La historia de nuestro pueblo no solo se ha escrito en su propio territorio, sino que en ocasiones, como es el caso que nos ocupa, los escenarios han estado alejados de sus fronteras, lo que ha originado un halo especial de aventura, de riesgo y heroicidad”. La presidenta de la comunidad foral de Navarra, Yolanda Barcina, abrió ayer con estas palabras los actos del octavo centenario de la Batalla de las Navas de Tolosa que se desarrollan en La Carolina (Jaén), a muy pocos metros del escenario que enfrentó a cristianos y musulmanes en el siglo XIII en una de las contiendas clave de la historia de España.

Los territorios de Jaén y Navarra están vinculados históricamente a través de la Batalla de las Navas de Tolosa, en la que tomó parte el rey navarro Sancho VII. Fue, como dijo Barcina, “un elemento de la historia y la cultura común entre Navarra y La Carolina que sirve para incrementar nuestros lazos de mutuo aprecio y trazar proyectos de colaboración conjunta para el futuro”. La delegación navarra, compuesta además por el consejero de Cultura y Turismo, Juan Luis Sánchez de Muniáin, visitó el palacio Intendente Olavide y el recién inaugurado Museo de La Carolina.

El alcalde de La Carolina, Francisco Gallarín, del PP, muy criticado meses atrás por renegar del islamismo al presentar el programa de actos que se prolongarán durante todo el año 2012, dijo ayer al rememorar la batalla que “la victoria cristiana apuntaló la entonces incipiente civilización occidental, la misma que ha convertido a Europa, puede que vieja, puede que gastada, en lo que hoy es: un espacio de libertad”.

También ensalzó la figura del rey Sancho VII, cuyos soldados arrebataron a la guardia de Miramamolín las cadenas que ahora forman parte del escudo de Navarra. Paradójicamente, aquellas cadenas son el hilo conductor de una historia de liberación. Con los siglos, la lluvia fina de una fe conciliada con la razón ha erosionado los absolutismos y propiciado el marco constitucional que hoy nos ampara a los españoles”. Y remató: “Fue necesario, sin embargo, que hombres como Sancho el Fuerte, Alfonso VIII y Pedro II libraran y vencieran en aquella batalla para que se allanara el largo camino que desemboca en este acto de reconocimiento público de La Carolina a Navarra".

Con todo, la efemérides del octavo centenario de la Batalla de las Navas de Tolosa ha abierto un cisma entre el Ayuntamiento de La Carolina y otros municipios gobernados por el PP con la Diputación de Jaén, con gobierno socialista. Ambas instituciones han elaborado programas de actos por separado.

Precisamente, la Diputación jiennense, en colaboración con la Universidad organizarán entre el 9 y el 12 de abril un congreso internacional que girará en torno a esta batalla y que servirá de punto de encuentro para el diálogo, la reflexión y la investigación histórica. El congreso, que llevará por título 1212-2012. Las Navas de Tolosa. Miradas cruzadas, estará estructurado en seis temáticas: la batalla de las Navas de Tolosa; guerra y paz; el mundo mediterráneo en los inicios del siglo XIII; el proyecto almohade; contactos, intercambios y legados; y un sexto apartado transversal y complementario que abordará los temas tratados a través de la cultura material.

Precisamente, la Diputación jiennense, en colaboración con la Universidad organizarán entre el 9 y el 12 de abril un congreso internacional que girará en torno a esta batalla y que servirá de punto de encuentro para el diálogo, la reflexión y la investigación histórica.

En contraposición con las tesis del alcalde de La Carolina, el presidente de la Diputación, el socialista Francisco Reyes, sostiene que este congreso servirá para “reconstruir el contexto de la época, evaluar los componentes de la confrontación y revisar las consecuencias de esta contienda a medio y largo plazo en nuestra historia, porque en ningún caso pretendemos que el protagonismo de este congreso se centre en hablar de hazañas o victorias heroicas”.