El apoyo de CiU a Rajoy allana el del PP a los presupuestos

Pere Navarro exige a Artur Mas que explique los "votos sospechosos" Oriol Pujol asegura que la posición de los nacionalistas no es contradictoria

El diputado de CiU Josep Sánchez-Llibre, habla esta mañana con la vicepresidenta Sáenz de Santamaría y el ministro Gallardón
El diputado de CiU Josep Sánchez-Llibre, habla esta mañana con la vicepresidenta Sáenz de Santamaría y el ministro GallardónBallesteros (EFE)

El camino de los presupuestos 2012 se allana con el apoyo de Convergència i Unió (CiU) al paquete de medidas de ajuste de Mariano Rajoy. CiU ha tratado de mantener estas últimas semanas una suerte de equidistancia respecto al socio que elegiría para aprobar las cuentas. CiU igualaba al Partido Popular (PP), que permitió que prosperaran los presupuestos de 2011; al Partit dels Socialistes, cuyo apoyo se intuía difícil al ser el primer partido de la oposición, y a Esquerra, cuya reiterada insistencia a sumar con CiU era insuficiente porque con sus votos a los nacionalistas no les basta. Con el voto a favor en el Congreso, CiU sofoca el enfado del PP por el no de los nacionalistas en la investidura de Rajoy, pero pone tierra de por medio en su acercamiento al PSC.

De hecho Pere Navarro, el primer secretario socialista, ha mostrado esta tarde su extrañeza por el hecho de que los nacionalistas "regalen al PP unos votos que no necesitaba". Navarro ha pedido a CiU que sean transparentes en su actuación política y ha calificado de "sospechoso" el apoyo de los diputados catalanes a esas medidas. Por ello, el dirigente socialista ha reclamado al presidente de la Generalitat, Artur Mas, "que explique si hay algún acuerdo con el PP y su política recentralizadora" que tiene repercusión en Cataluña. "La gente puede pensar que existen pactos no confesables", ha dicho Navarro, para quien la votación evidencia una "sucursalización" de la política catalana respecto de Madrid. Con todo, el PSC sigue manteniendo su oferta de un "acuerdo estratégico" con CiU, que se debatirá en la comisión paritaria que han creado ambas formaciones y que todavía no tiene fecha de reunión. 

El lamento de Navarro se suma al del líder de ERC, Oriol Junqueras, que el lunes ya anunció que la posibilidad de que los republicanos apoyaran los presupuestos era remota. Pese a todo ello, el líder parlamentario de CiU, Oriol Pujol, ha optado esta tarde por intentar mantener la equidistancia que CiU ha predicado estas últimas semanas. Pujol, en declaraciones Catalunya Ràdio, ha valorado el rumbo de las negociaciones con ERC y se ha abierto a pactos con el PSC para los presupuestos. El líder nacionalista ha desmentido que haya "contradicción" entre la decisión de apoyar el paquete de medidas y el no de CiU en la investidura del presidente del Gobierno. El a los ajustes de Rajoy, que echa por tierra todas las críticas que dirigentes nacionalistas habían elevado desde que se presentó -el consejero Andreu Mas-Colell llegó a hablar de "asfixia financiera"-, es un gesto al PP catalán, dispuesto a dar la abstención a Mas en las cuentas si se solucionan puntos concretos como la configuración final de la tasa turística. El PP castigó a Mas cuando CiU rechazó la investidura de Rajoy sumándose a mociones sensibles para los nacionalistas. Esta vez, la votación favorable en el Congreso favorecerá las negociaciones entre ambos partidos. 

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS