Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hallan muertos al menos una decena de perros en una finca de Montcada i Reixac

La Generalitat lleva a la fiscalía de Medio Ambiente el caso por maltrato y muerte

Uno de los 34 perros vivos rescatados ayer en Montcada i Reixac.
Uno de los 34 perros vivos rescatados ayer en Montcada i Reixac.

A las diez de la mañana de hoy, agentes rurales, Policía Local y asociaciones en defensa de los animales han encontrado en una finca de Montcada i Reixac (Vallès Occidental) varios cadáveres de perros de caza. “Estaremos en la cincuentena”, ha lamentado Karin Pielanin, directora de la ONG Defensa Animals Rescue (DAR). La Generalitat se refiere a “más de 10” perros muertos, aunque no descarta que la cifra vaya en aumento. Los cadáveres se encuentran en muy mal estado y es difícil determinar el número exacto.

Los canes estaban enterrados en bolsas, bajo matorrales, en una zona boscosa, ha especificado Olga Torras, también de DAR. En la finca, además, han encontrado 34 perros vivos. “Atados con cadenas y grilletes, con agua putrefacta y sin ningún alimento”, ha asegurado Torras. De estos, solo siete tenían el microchip identificativo.

Algunos de ellos presentaban “lesiones en la piel y heridas abiertas”, según la Generalitat, que ha llevado el caso a la fiscalía de Medio Ambiente. DAR acusa al propietario de la finca, Faustino L. P., de haber ido matando a los perros a medida que llegaban heridos de las cacerías o se hacían viejos.

La asociación sospecha que el propietario del terreno mataba a los animales por estrangulamiento. Un vecino del huerto avisó a DAR y a la Fundación Altarriba de los presuntos malos tratos. Al comprobar la situación, las ONG lo denunciaron a los agentes rurales y al Ayuntamiento.

La Generalitat ha iniciado también los trámites para formalizar una denuncia administrativa por una infracción muy grave de la Ley de Protección de los Animales, con una sanción de entre 2.001 y 20.000 euros, además de la inhabilitación para la tenencia de animales.

La inspección del terreno se ha alargado todo el día. DAR no descarta que puedan aparecer más cadáveres, que deberán ser analizados por el forense para determinar la causa de la muerte. El Ayuntamiento ha retirado los animales vivos, y los ha entregado a la Fundación Altarriba, que tiene ahora su custodia.

“El cazador se expone a una denuncia por maltrato animal. Además, se puede ir más allá y acusarle de un delito contra la salud pública y el medio ambiente”, ha indicado Pielanin. La familia del hombre ha declinado hablar con este diario.

Según Animal Rescue y la Fundación Altarriba, más del 60% de perros que entran en las perreras españolas son de cazadores que los abandonan porque no sirven para cazar o porque ya están viejos. Las ONG aseguran que reciben una media de siete denuncias a la semana, informa Efe, para rescatar animales y actualmente tienen en custodia más de 600 animales.