Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ros sopesa retirarse y reservarse para las primarias a la Generalitat

La votación separada del líder y la ejecutiva visualizará los apoyos de cada candidato

Joan Ignasi Elena, en el centro, conversa con Pere Navarro y Àngel Ros, de perfil.
Joan Ignasi Elena, en el centro, conversa con Pere Navarro y Àngel Ros, de perfil.

El sustancial voto de castigo a José Montilla dio alas a última hora de la noche de ayer a los candidatos críticos con el actual aparato del PSC. Con todo, el alcalde de Terrassa, Pere Navarro, sigue siendo el gran favorito para ocupar la primera secretaría y esta mañana se verán los movimientos que tendrán que hacer sus dos rivales para mantenerse en el tablero y seguir jugando un papel en el futuro. El candidato con más apoyos entre el sector catalanista, Àngel Ros, barajaba anoche retirarse de la carrera dando su apoyo al tercer aspirante en discordia, Joan Ignasi Elena, encuadrado en la corriente Nou Cicle. El paso se explicaría por su interés en evitar la imagen de una derrota y reservar su capital político para las elecciones primarias con las que el PSC elegirá en el futuro su candidato a la Generalitat.

Por primera vez en la historia del PSC los delegados en el congreso votarán primero al primer secretario y, posteriormente evaluarán la ejecutiva que éste propone. Eso tiene riesgos, pero también ventajas. El riesgo, especialmente para Àngel Ros, es que quedará muy claro quién tiene el apoyo mayoritario de los delegados. Y si éstos votan según han ido anunciando los jefes de las federaciones a las que pertenecen, la superioridad de Navarro puede resultar arrolladora. La ventaja para el partido es que al votarse solo la figura del primer secretario, el ganador podrá integrar después en su ejecutiva a los perdedores o a sus equipos en aras de mantener la unidad interna.

"Lo importante es

que haya más  de una opción", dice el

alcalde de Lleida

Navarro, Ros y Elena se reunieron a última hora de la noche de ayer para intentar acercar posiciones. El punto de partida es que todos quieren que hoy la militancia pueda votar entre más de un candidato, algo completamente nuevo en el PSC. La cuestión es si los aspirantes serán tres o se verán reducidos a dos. Los tres lograron los avales necesarios. En la mañana de ayer, además de decidirse que la elección de la ejecutiva se haría separadamente de la del primer secretario, todos optaron por reducir el mínimo de avales necesario para presentarse. Del 20% de los delegados, se pasó al 10%. Eso es 83 firmas en un congreso con 830 delegados.

Ros admitió en conversaciones con los periodistas en los pasillos del congreso que no es seguro que hoy se presente. “Lo importante es que haya más de una opción”. Dejó abierta la posibilidad de integrarse en la candidatura de Joan Ignasi Elena. Eso le evitaría tener que retratarse y dejar al descubierto los apoyos reales que tiene en el Congreso. Ros estima que tiene más opciones en unas elecciones primarias abiertas a militantes, simpatizantes y votantes progresistas en general, que en un congreso donde los delegados han sido escogidos en sus agrupaciones bajo el control del aparato del partido.

La futura dirección del PSC recogerá al final todas las sensibilidades

Lo que está claro es que la dirección que salga del PSC incluirá todas las sensibilidades. Todos los candidatos han dicho que gane quien gane los otros tendrán abiertas las puertas de la ejecutiva, aunque lógicamente el núcleo duro estará formado por el ganador y los suyos. Para aglutinar a los sectores críticos Navarro ya ha acentuado su discurso más catalanista. Admite que se tienen que articular nuevos canales con el PSOE que permitan visualizar las discrepancias del PSC en el Congreso de los Diputados si las hay. En la última legislatura episodios como el Estatuto y sus derivadas han tensionado las relaciones ante ambos partidos y amplios sectores del PSC admiten que la posición de los socialistas catalanes en el Congreso ha distado de verse representada. Eso sí, queda descartado que el PSC pida constituirse como un grupo diferenciado del PSOE en el Congreso. Nadie se imaginaba ayer que la votación sobre la ejecutiva que se celebrará mañana pueda salir con menos del 90% de los votos favorables. Barcelona.