_
_
_
_
_
TRONO DE JUEGOS
Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

FromSoftware revela el tráiler y la fecha de salida del DLC de ‘Elden Ring’

En junio toca visitar de nuevo el Árbol Áureo, en el que promete ser uno de los acontecimientos del año

DLC de ‘Elden Ring’
Imagen promocional del DLC.
Jorge Morla

DLC es un término peliagudo en el mundo de los videojuegos. Acrónimo de “contenido descargable” (downloadable content en inglés), hace referencia al contenido extra que sobrepasa a la obra original y que se puede descargar más tarde, añadiendo nuevo material a un videojuego. Lo que toda la vida, con cierto tino, el lenguaje español llamó expansión.

Es peliagudo porque funge de término contenedor. La industria llama DLC a todo tipo de contenido extra, ya consista este en nuevas partes jugables, más misiones, nuevos personajes o sencillamente en desbloquear un mero puñado de accesorios. Es decir, bajo el paraguas de las siglas DLC se puede esconder desde un añadido meramente cosmético a todo un mundo nuevo por descubrir que dure decenas de horas.

Un ejemplo: los sets de armas y complementos de Fortnite o Minecraft podrían entrar en esta categoría. Otro: muchos señalaron con enfado el año pasado que Call of Duty: Modern Warfare 3 parecía en realidad un mero DLC con aspiraciones (y precio) de juego original. Por otro lado, está la legendaria estirpe de juegos como The Witcher: Blood and Wine, Outer Wilds: Echoes of the Eye o Cyberpunk 2077: Phantom Liberty, que más que expansiones supusieron o bien auténticos juegos nuevos enteros o bien la redefinición radical de la experiencia a la que ya habíamos jugado. Todos son ejemplos distintos pero todos, en puridad, son DLCs.

En fin, que cuando se le habla del término de marras nadie sabe muy bien qué esperar ni siquiera en términos de desarrollo. Baste recordar que muchos temían que el magnífico The Legend of Zelda: Tears of the Kingdom fuera a ser un mero DLC del Breath of the Wild, o que Assassin’s Creed Mirage estaba pensado en principio como un DLC de Assassin’s Creed Valhalla hasta que los desarrolladores le vieron capacidad de convertirse en un juego propio.

Imagen del DLC.
Imagen del DLC.

Viene esto a cuento de que el miércoles, de sopetón, FromSotfware, la empresa detrás de Dark Souls o Bloodborne y quizá la más influyente en el sector durante la última década, sacó el tráiler del DLC del mejor juego de 2022: Elden Ring. Se suele decir que internet enloquece con cualquier cosa. Esta vez enloqueció con razón.

Sobre Elden Ring hemos escrito mucho, aunque nunca demasiado. El salto de FromSoftware al mundo abierto fue un juego enfermizamente hipnótico, difícil, profundo, íntimamente críptico y genial. Cuando hace unos meses se publicó una sencilla imagen de Shadow of the Erdtree, el DLC que ahora sabemos que saldrá el 21 de junio, medio mundo gamer se volvió loco.

En pocos meses sabremos si Shadow of the Erdtree cae del lado de las expansiones justificadas o de los sacacuartos. Pero el tráiler, el precio (40 euros) y el insobornable compromiso de FromSoftware con la calidad auguran cosas grandes. ¿Puede ser un “mero” DLC el mejor juego de 2023? Si detrás está Hidetaka Miyazaki y su equipo, puede. 2023 fue irrepetible, pero 2024 tiene cada vez mejor pinta.

Puedes seguir a Babelia en Facebook y X, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Sobre la firma

Jorge Morla
Jorge Morla es redactor de EL PAÍS. Desde 2014 ha pasado por Babelia, Cierre o Internacional, y colabora en diferentes suplementos. Desde 2016 se ocupa también de la información sobre videojuegos, y ejerce de divulgador cultural en charlas y exposiciones. Es licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense y Máster de Periodismo de EL PAÍS.
Normas
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas
Rellena tu nombre y apellido para comentarcompletar datos

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_