_
_
_
_

Menchu Lamas: “El rojo es el color que más espacio ocupa en mi obra: es alegría”

Figura destacada de la pintura española de los ochenta, la artista presenta una exposición con trabajos de aquella época en Barcelona

Menchu Lamas

Figura destacada de la pintura española de los ochenta, Menchu Lamas (Vigo, 1954) presenta Metamorfosis, una exposición con trabajos de aquella época en la galería Miguel Marcos de Barcelona. En octubre, el Musac de León dedicará un monográfico a su obra.

¿Qué la empujó a convertirse en artista? Encontrar una forma de expresión...

¿Qué queda de la Menchu Lamas de los ochenta en la Menchu Lamas de los 2020? Color, energía, pulsión simbólica: hasta convocar la pintura como hábitat. Emblemas y presencias que construyen un entorno. Todos los ingredientes para provocar la menchumanía... Jajaja.

¿Cuál ha sido la mejor definición que ha escuchado de su trabajo? “Pasión cromática”: en un escrito de Fernando Castro Flórez.

¿Con qué tres adjetivos lo definiría usted? Libre, personal, imaginativo.

¿Cuál es el color que más espacio ocupa en su obra? Creo que el color rojo: sentimiento cálido, territorio-calor, alegría vital.

¿Qué le queda por pintar que no haya pintado ya? ¡Todo!

¿Qué canción usaría como autorretrato? Hay una de Siniestro Total: ¿Quiénes somos? ¿De dónde venimos? ¿A dónde vamos? (basada en el título de un cuadro de Gauguin en la Polinesia).

¿Qué película ha visto más veces? Sin duda Costa da Morte, de mi hijo Lois Patiño. Estuve en muchos de los estrenos. Me sigue hipnotizando...

¿Cuál ha sido su último gran descubrimiento literario? La escritora y ensayista Siri Hustvedt.

¿Qué libro tiene ahora mismo abierto en la mesilla de noche? Caosmos, el nuevo libro de poemas de Alberto Avendaño y también Que hostia din os rumorosos?, de Rompente.

¿Uno que no pudo terminar? La Biblia. La leí de niña muchas veces, pero imagino que no en su totalidad...

¿Y cuál transformó su visión del mundo? Cartas a Theo, de Van Gogh.

¿Qué está sobrevalorado en nuestra sociedad? Las prisas, la movilidad, el síndrome 24/7.

De no haber sido artista habría sido… Una no decide ser artista. Son los demás quienes, poco a poco, reconocen esa condición.

Puedes seguir a BABELIA en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_