TEATRO | CRÍTICA DE 'VIDAS ENTERRADAS'

Las fosas que nos unen

‘Vidas enterradas’ recoge las voces de seis españoles sacados a punta de pistola de sus casas entre 1936 y 1943, con textos de Juan José Millas, Juan Mayorga, Mafalda Bellido o Laila Ripoll

Un instante de la obra 'Vidas enterradas'.
Un instante de la obra 'Vidas enterradas'.

Un oratorio profano conciso pero expresivo, en homenaje a los asesinados por el bando ganador durante y después de la Guerra Civil. A través de seis ­soliloquios coloridos, conmovedores, Vidas enterradas sigue el hilo de los testimonios recogidos por Conchi Cejudo en otros tantos episodios del serial radiofónico homónimo que creó junto a Javier del Pino, Gervasio Sánchez y Teo Rodríguez para el programa A vivir que son dos días, de la cadena SER.

En cada uno de los monólogos, escrito por autores diferentes, toma la palabra un ciudadano español que fue sacado de su casa a punta de pistola entre 1936 y 1943, o alguno de quienes lo conocieron. En Manuel España, ­soliloquio de Juan José Millás, una mujer narra en primera persona, con medido suspense y precisión notarial, cómo fue atando los cabos de las historias confluyentes de su abuelo y de su patria. En El que guarda, Mafalda Bellido invoca la figura de un sepulturero de Paterna que ejerció de médium entre los supervivientes y sus familiares inhumados.

Primitivo Florián, de Laila Ripoll, recoge escrupulosamente el testimonio vivaz de un anciano alcarreño. Tertulia es un canto con el que Pepe Viyuela celebra por escrito el reencuentro de los vivos con sus ancestros. En Las cuentas de Carmencita, Juan Mayorga pone en diálogo sorprendente al hijo de un apicultor y su maestro. Alfonso Plou expone en A los pies del Moncayo un episodio cuyo aliento trágico entronca la guerra civil española con las guerras médicas. María José Moreno, actriz que representa este último monólogo, nos habla de un horror antiguo con hondura, precisión y ligereza.

Vidas enterradas. Creación colectiva. En gira: Alsasua, Logroño, Alicante, Guadalajara, A Coruña, Ávila, Valencia, Castellón, Palencia.

Lo más visto en...

Top 50