Artículo bajo registro

Sin palabras

¿Qué hizo posible que aquellas chicas y muchachos, unos veinte, dejaran de ser vistos por las autoridades religiosas, políticas y judiciales como “los sordos mentirosos”?