Que no te den gato por liebre… ¿o sí?

Las máquinas ya son capaces de imaginar y crear caras de personas nuevas, indistinguibles de personas reales