_
_
_
_
En colaboración conCAF

Lanzan un Centro de Escucha para prevenir el suicidio adolescente en el norte argentino

Se creó en San Antonio de los Cobres, una pequeña localidad con una alta tasa de muertes. Involucra a los jóvenes en encuentros participativos y les dan un rol activo para sostener los espacios

San Antonio de los Cobres prevención suicidio
Centro de Escucha para prevenir el suicidio adolescente en San Antonio de los Cobres en el centro-oeste de la provincia de Salta, Argentina.Premio Abanderados

EL PAÍS ofrece en abierto la sección América Futura por su aporte informativo diario y global sobre desarrollo sostenible. Si quieres apoyar nuestro periodismo, suscríbete aquí.

La Puna de Argentina es cosa brava para vivir. Alguna vez, el escritor Héctor Tizón la definió de la siguiente forma: “Aquí la tierra es dura y estéril; el cielo está más cerca que en ninguna otra parte y es azul y vacío. No llueve, pero cuando el cielo ruge, su voz es aterradora, implacable, colérica. Sobre esta tierra es penoso respirar...”

San Antonio de los Cobres es un pueblo de la Puna de la provincia de Salta, en el norte del país. Su nombre ocupa un lugar importante en el turismo porque desde allí parte el Tren de las Nubes, un servicio ferroviario que une el lugar con el viaducto La Polvorilla, a unos 4.220 metros sobre el nivel del mar sobre la Cordillera de los Andes. Ese tramo ferroviario es uno de los más altos del mundo. También es una zona con yacimientos de litio.

Pero en los últimos tiempos, su nombre encabezó una estadística alarmante. San Antonio de los Cobres cuenta con una tasa de suicidio adolescente diez veces más alta que el promedio de la Argentina. Las estadísticas en el resto de Salta, comparadas con otras provincias del país, no son mejores: en 2021 -no hay datos oficiales globales más recientes-, la tasa en la provincia por cada 100.000 habitantes en adolescentes de entre 15 y 19 años fue de 36,1, muy por encima del 8,5 a nivel nacional.

Un detalle que da cuenta de lo conmocionante del fenómeno. A la salida de San Antonio de los Cobres, está el Puente Huaytiquina, desde donde se arrojaron muchos adolescentes. Sucedió tantas veces que, en el pueblo, los jóvenes rebautizaron al lugar como “Puente de la solución”.

San Antonio de los Cobres prevención suicidio
San Antonio de los Cobres es un pueblo de la Puna de la provincia de Salta, al norte de Argentina.Premio Abanderados

Con el objetivo de dar contención a los chicos y detener la ola de suicidios, la Subsecretaría de Medicina Social de Salta y Unicef impulsaron la instalación del Centro de Escucha con Adolescentes en el lugar en 2022. El objetivo fue la prevención y la formación en salud mental comunitaria de un equipo de adultos y adolescentes.

Desde la instalación del Centro de Escucha con Adolescentes en un club del pueblo, Agustina Soriano fue una de las primeras -y más activas- voluntarias, que se acercó movilizada por el suicidio de dos amigas cercanas en apenas dos meses. Otras personas cercanas se cortaron las venas o comenzaron a tomar alcohol desde temprana edad. Su tarea y la de otros jóvenes como ella es fundamental para sostener estos espacios.

“Recibimos con entusiasmo la idea de un centro de escucha. De alguna forma, fuimos intermediarios para que otros chicos puedan desahogarse y no tomen una decisión apresurada. Contamos con el apoyo de una asistente social y una psicóloga”, cuenta Soriano.

La dinámica de los grupos incluye juegos, otras instancias de socialización para expresar los sentimientos y preguntas sencillas. Por ejemplo, ¿cómo te sentiste al llegar acá? ¿Cómo te vas ahora a tu casa? En esos encuentros, comenzaron a aparecer los problemas más frecuentes.

“Acá en San Antonio de los Cobres, hay un prejuicio muy popular que dice: ‘Ir al psicólogo es para los locos’”, explica Soriano. “En las actividades, intentamos romper con esos esquemas para que los chicos tengan confianza y pidan ayuda. Muchos ven que sus padres no les prestan atención cuando llega un hijo más pequeño. A veces, nos decían: ‘Mi mamá y mi papá no se preocupan por mí’. Una charla de sólo quince minutos por día puede ser una gran contención. Preguntar cómo estás, cómo te fue en el colegio… Son cosas básicas”, narra esta joven que recibió capacitaciones con UNICEF y otras instituciones.

La infraestructura en San Antonio de los Cobres es limitada. En el hospital zonal, hay una oficina de salud mental, que cuenta con una psicóloga y una asistente social. La tarea de los adolescentes en el Centro de Escucha con Adolescentes estuvo siempre apoyada por profesionales. Angélica Guitian es psicopedagoga y formó parte del centro en sus inicios en 2022, un año con varios casos de suicidio en el pueblo.

“No fueron sólo los hechos consumados, sino también los intentos”, cuenta Guitian sobre la experiencia. “En los primeros encuentros con los chicos, aparecieron las problemáticas familiares y la falta de oportunidades de trabajo o de estudiar una carrera. El suicidio fue la problemática que tomó más relevancia, pero muchos otros se refugian en el alcohol. Pude adentrarme en la cotidianidad de los jóvenes y de sus problemáticas. Desde mi rol profesional, intenté brindar asesoramiento educativo y emocional. Por ejemplo, algo sencillo como reconocer nuestras emociones y poder expresarlas. Eso se complementaba con la ayuda de otros profesionales”.

“Además de las problemáticas en casa -agrega Soriano- aparecieron las vinculadas a los noviazgos. Muchos jóvenes nos decían que se sentían muy mal cuando un novio o una novia los abandonaba. Se separaban y esa situación los llevaba a la idea del suicidio”, afirma.

San Antonio de los Cobres prevención suicidio
Agustina Soriano voluntaria del Centro de Escucha que se acercó movilizada por el suicidio de dos amigas cercanas.Premio Abanderados

El Centro de Escucha con Adolescentes que comenzó funcionando en San Antonio de los Cobres se expandió a Chicoana, un pueblo ubicado a 40 kilómetros al sur de la ciudad de Salta. Esta estrategia de promoción de salud mental y acompañamiento a adolescentes en situaciones complejas es capaz de cambiar, lentamente, la realidad social de los pueblos, según la mirada de los funcionarios.

“La experiencia en ambos centros fue muy rica, al igual que el intercambio entre los chicos de esos pueblos del interior de la provincia. Uno de los primeros diagnósticos indicaba que los adolescentes no tenían con quién hablar ni encontraban sitios para juntarse. Estos centros son un espacio participativo para la escucha sin prejuicio”, analiza Gabriela Dorigato, a cargo de la Subsecretaría de Medicina Social de Salta.

Rodeado de estigmas, mitos y tabúes, el suicidio es un problema de salud pública, que siempre es multicausal y que necesita de un abordaje integral. Dorigato cree que los centros sirvieron, al menos, para reconocer el problema en la comunidad. “Nuestras actividades son de carácter preventivo y con participación multisectorial. Es positivo saber que el espacio está visibilizado y sostenido por la comunidad. En San Antonio de los Cobres, por ejemplo, hicieron una campaña importante en el Carnaval. Las patologías mentales son multifactoriales y necesitan de la participación de todos los actores sociales para la prevención. Las mejoras llegarán con el tiempo. Mientras tanto, preparamos a los adolescentes, que son coordinadores y quienes sostienen y asesoran a sus pares”, dijo.

Agustina Soriano quiere seguir ayudando a otros. Cuenta de un proyecto propio enfocado en la salud mental en los colegios. “Voy a ayudar cuando me necesitan. Por ejemplo, en días de exámenes o en clases puntuales, siempre con el apoyo de especialistas. Aunque cesaron los suicidios, existen otros problemas, como las drogas y el alcoholismo. Y me enteré de varios casos de abusos sexuales”, dice.

La iniciativa podría calificarse de exitosa porque ni en 2023 ni en lo que va de 2024 han tenido noticias de ningún suicidio. Más allá de las políticas públicas destinadas a la prevención, Soriano deja, al final, una reflexión, casi un pedido para los adultos: “Los padres tienen que entender que, aunque tengamos 20 años, los seguimos necesitando”.

Agustina Soriano durante una reunión en el Centro de Escucha para prevenir el suicidio adolescente.
Agustina Soriano durante una reunión en el Centro de Escucha para prevenir el suicidio adolescente. Premio Abanderados
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas
Rellena tu nombre y apellido para comentarcompletar datos

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_