Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un homenaje a la ciencia que marca el siglo XXI

Los premios Fronteras del Conocimiento homenajean al CRISPR, la técnica más precisa para editar el genoma, entre otras contribuciones

Los galardonados en la novena edición de los Premios Fronteras del Conocimiento con el presidente de la Fundación BBVA, Francisco González, y el director, Rafael Pardo. Ampliar foto
Los galardonados en la novena edición de los Premios Fronteras del Conocimiento con el presidente de la Fundación BBVA, Francisco González, y el director, Rafael Pardo.

Los autores de algunos de los logros que mejor ilustran el avance del conocimiento en las últimas décadas, desde la predicción del cambio climático hasta la inteligencia artificial y la técnica más precisa de edición genómica, han recogido este jueves los novenos Premios Fronteras del Conocimiento de la Fundación BBVA. Esta edición refleja "la riqueza de todo lo descubierto", en palabras de Francisco González, presidente de la Fundación, y la ceremonia, realizada en el madrileño Palacio Marqués de Salamanca, ha sido una ocasión especial para reivindicar “el pensamiento racional en el que descansa la ciencia y a cuya ampliación y refinamiento ella misma contribuye como elemento central de la cultura”, según ha expresado González.

Los premios, creados en 2008 para reconocer las contribuciones con mayor capacidad de ampliar y transformar la visión del mundo, están dotados con 3,2 millones de euros, repartidos equitativamente entre ocho categorías. En esta edición, han sido galardonados en Ciencia Básica los matemáticos David Cox y Bradley Efron, por crear herramientas estadísticas esenciales para el avance de la ciencia moderna, que permiten obtener resultados fiables en diferentes áreas del conocimiento. 

Los biólogos Emmanuelle Charpentier, Jennifer Doudna y Francisco Martínez Mojica han sido premiados en la categoría Biomedicina por desarrollar CRISPR, la técnica más precisa para cortar y pegar el ADN y, así, modificar el genoma. Mojica ha representado a los tres en el discurso de agradecimiento y ha destacado que lo reciben como un “un magnífico apoyo a la ciencia derivada de la curiosidad, a los descubrimientos básicos en ciencia”. El biólogo también ha señalado: "En un momento en que muchos países limitan la financiación de la investigación básica, este premio sirve para enfatizar el valor intrínseco de la ciencia para la sociedad". 

Los galardones están dotados con 3,2 millones de euros, repartidos en ocho categorías

Gene E. Likens y Marten Scheffer han sido reconocidos en la categoría de Ecología por alertar del impacto global de la lluvia ácida y descubrir que la acción humana puede alterar los ecosistemas de manera drástica e irreversible. Ambos ecólogos han señalado que la principal marca de su trabajo fue la novedad. "Vimos las cosas de una manera en que nadie las había visto antes. Una nueva mirada al mundo circundante que nos ayudó, a nosotros y a otros, a entenderlo. Nos complace especialmente que este premio refleje nuestro trabajo a largo plazo para y proteger un medio ambiente sano y hallar modos de seguir manteniendo estos servicios vitales en el futuro", han sostenido. 

Toda una vida de trabajo dedicada a comprender el funcionamiento del cerebro humano para poder trasladarlo a las máquinas le ha valido a Geoffrey Hinton, uno de los padres del machine learning (o aprendizaje automático), el galardón en Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC). También han sido premiados el economista Daron Acemoglu, por identificar a las instituciones como factores clave para el crecimiento y bienestar de los países; los climatólogos Syukuro Manabe y James Hansen, por crear los primeros modelos computacionales del clima, que predijeron el calentamiento global producto de las emisiones de CO2; los investigadores biomédicos Pedro Alonso y Peter Myler, por lograr avances clave contra enfermedades que afectan a cientos de millones de personas en países en desarrollo, como la malaria; y la compositora Sofia Gubaidulina, por la "cualidad espiritual y la dimensión transformadora de su música", en palabras del jurado. 

Francisco González resaltó la relevancia del conocimiento básico

“La ciencia es una herramienta clave para comprender los procesos biológicos, desarrollar y evaluar herramientas médicas y, finalmente, desplegarlas para que tengan impacto y transformen las vidas de los millones de personas que habitan las partes económicamente menos desarrolladas del planeta”, han resaltado en su discurso los investigadores biomédicos Pedro Alonso y Peter Myler, premiados en la categoría de Cooperación al desarrollo. “Puede ser un auténtico catalizador de desarrollo económico y, en definitiva, puede reducir la inaceptable desigualdad que hemos constatado, en un mundo en el que el lugar de nacimiento determina las posibilidades de una persona de vivir una vida saludable y productiva”, destacaron.

La compositora Sofia Gubaidulina, galardonada en la categoría de Música Contemporánea comentó la relevancia de que este tipo de galardones se acuerden de esta disciplina: todos los empeños de los compositores e intérpretes no servirían de nada “de no existir grupos de personas concienciadas con la importancia de esta actividad”, subrayó.

Geoffrey Hinton, uno de los 'padres' del aprendizaje automático, ha sido premiado en la categoría TIC

Tanto los premiados como el presidente de la Fundación BBVA han defendido la importancia del conocimiento básico, aquel que no busca una aplicación inmediata pero que “determina nuestra visión del mundo, nuestro sistema de coordenadas para entender la realidad, y por tanto nuestra actitud y nuestra relación con los demás”, según ha expresado Francisco González en la ceremonia a la que han asistido la secretaria de estado de Investigación, Desarrollo e Innovación, Carmen Vela, y el presidente del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), Emilio Lora-Tamayo, además de numerosos representantes de la comunidad científica y artística nacional e internacional.

González ha afirmado que el trabajo de los premiados contribuye para fortalecer el conocimiento validado frente al "segmento ajeno o escéptico" de la sociedad. "Necesitamos estos modelos si aspiramos a reducir la grave desigualdad cognitiva que divide a la sociedad hoy, el foso entre quienes realmente viven inmersos en la sociedad del conocimiento y quienes recurren a sus productos sin más, sin preguntarse si detrás de las pantallas o el click lo que hay es magia o ciencia”, ha sostenido. 

Más información