Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Verdades y mentiras sobre el macabro ‘juego’ infantil del ‘Abecedario del diablo’

La supuesta práctica, presentada por la prensa como un fenómeno viral, ha afectado a un niño en Mieres

Imagen de las manos del niño de ocho años de Mieres, víctima del 'Abecedario del Diablo'.
Imagen de las manos del niño de ocho años de Mieres, víctima del 'Abecedario del Diablo'.

Arañazos, pellizcos o cortes profundos por cada letra del alfabeto. Estas son las consecuencias del supuesto nuevo juego viral, el Abecedario del Diablo, que ya ha sido calificado por parte de la prensa como el sustituto de La ballena azul, el juego virtual que invita a los participantes a superar desafíos e incita en el último acto a cometer suicidio. Un niño en la localidad asturiana de Mieres ha sido la primera víctima conocida en España del macabro juego de maltrato, según confirma la Asociación contra el Acoso Escolar de Asturias (ACAE), que asegura que la práctica está extendida.

“Hemos visto cortes en las axilas en niños de País Vasco y conocemos otro caso en Valladolid”, confirma por teléfono Encarna García, presidenta de ACAE

La policía nacional no tiene, sin embargo, constancia de ningún caso. Los ecos del suceso han saltado incluso a los medios de comunicación latinoamericanos, que hablan del “peligroso juego viral de moda” o “el juego que ha desplazado a La ballena azul”. Pero todos citan un solo ejemplo del fenómeno que cada día adquiere una mayor dimensión global: el del niño de Mieres.

Las heridas del niño son reales y en ellas está el punto de partida de la expansión mediática trasatlántica del Abecedario del Diablo. La madre del pequeño detectó cortes en las manos de su hijo de ocho años. Tras insistirle, el niño, alumno de un colegio concertado de la localidad, confesó que había jugado al Abecedario, que consiste en recitar el alfabeto y decir una palabra que empiece por cada una de las letras mientras otro menor le araña, le pellizca o incluso, en la versión más extrema, le corta con objetos punzantes. La mujer lo comunicó a ACAE, que asegura haber tenido noticia de otros casos. “Hemos visto cortes en las axilas en niños de País Vasco y conocemos otro caso en Valladolid”, confirma por teléfono su presidenta, Encarna García.

García publicó lo ocurrido en la página de Facebook de la asociación “no para crear alarma social sino como llamada de atención”. “Tenemos que frenarlo como sea”, afirma la presidenta de ACAE, que está convencida de que esta práctica de maltrato, que por el momento cree que solo se da en Primaria, “está muy extendida”. La Asociación Madrileña contra el Acoso Escolar (AMACAE) no conoce ningún caso, lo cual no excluye que sí existan.

Pero hasta el momento en España nadie ha puesto una denuncia, según confirman fuentes de la policía nacional. Ni siquiera en Asturias, donde se ha detectado el primer caso, si bien los agentes pueden actuar de oficio en los colegios en los que se observe este tipo de maltrato.

Encarna García cree que el Abecedario del Diablo es un juego que proviene de América Latina. “He hablado en estos días con mucha gente de países latinoamericanos e intuimos que viene de México, Bolivia, Ecuador…”. No obstante, la prensa latinoamericana que ha recogido la noticia no cita, hasta el momento, ni antecedentes de este juego ni casos en sus países, sino que aluden siempre al suceso de Mieres.

Sin quitar importancia al sufrimiento padecido por el niño de ocho años víctima de la siniestra práctica, con un solo caso concreto conocido o, a lo sumo, varios de ellos —incluidos los de País Vasco y Valladolid que menciona ACAE— es imposible confirmar que el Abecedario del Diablo es un juego viral y, mucho menos, que ha desplazado a La ballena azul, un fenónemo que surgió entre los jóvenes y que proporcionó excelentes resultados de audiencia a la prensa.

Si quieres denunciar alguna información que crees que es falsa escribe a hechos@elpais.es

Síguenos en Twitter y en Flipboard

Más información