Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Así se monta el plato perfecto, según la Universidad de Harvard

Olvídese de la pirámide alimenticia. Al fin una guía que todos entendemos

Más de cien países han elaborado su guía alimentaria, según la FAO. Los primeros fueron los americanos, en 1992, con un tipo de ilustración (la pirámide) que sirvió de ejemplo al resto. En la Universidad de Harvard, sin embargo, consideran ahora estos iconos útiles para una lista de la compra, pero demasiado vagos para montar un plato saludable, por lo que han creado el suyo propio (bajo estas líneas). Los estudios vinculan El plato para comer saludable, de Harvard, a un menor riesgo de enfermedad cardiovascular y muerte prematura, “si se combina con una vida activa”. En cuanto a calorías, ninguna cifra a la vista. “Basta con respetar las proporciones”, aclaran desde el prestigioso centro.

Así se monta el plato perfecto, según la Universidad de Harvard

Color verde: verduras. Cuanta más variedad, mejor. Las patatas no cuentan, por su impacto negativo en el azúcar en sangre.

Color rosa: frutas. Según la Universidad de Harvard, toca ser creativos y dicharacheros, combinando frutas de todos los colores.

Color azul: proteínas sanas. Pescado, pollo, legumbres o frutos secos. Conviene limitar la carne roja y evitar la procesada (beicon y salchichas).

Color amarillo: cereales integrales. Pan, pasta o arroz (todo integral), con un efecto en la insulina y el azúcar en sangre más suave que sus variedades refinadas.

Además, la guía anima a incluir aceites saludables (se recomiendan el de oliva y el de colza para cocinar y en las ensaladas, pero se limita la mantequilla) y beber agua (también valen el té y el café con poco azúcar, así como uno o dos lácteos al día o un vaso pequeño de zumo).